Dentro de los sistemas de conmutación existen dos variantes diferenciadas por los canales con los que se establecen las comunicaciones. Por un lado está la conmutación de circuitos, que es aquella fundamentada en circuitos físicos que conectan a diferentes usuarios. Por otro lado tenemos la conmutación por paquetes, en la cual no existe una conexión física entre usuarios.

También hay que decir que volviendo a la conmutación por circuito, se la suele relacionar con un tipo de comunicación en el que se crea un canal único de transmisión (o circuito) que consta de dos extremos: emisor y receptor. La red telefónica conmutada representa el ejemplo más común de este tipo de comunicación. En esta se enlazan una secciones de cables para crear un circuito físico con una trayectoria única que es utilizado como canal durante el tiempo que dure la llamada o sesión. Los sistemas de comunicación por conmutación de circuitos trabajan en tiempo real, por lo que la transferencia de datos es instantánea, como en el caso de la telefonía convencional, donde el flujo de información es continuo entre los extremos.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Fases de la comunicación por conmutación de circuitos

La comunicación por conmutación de circuitos involucra tres etapas que consisten en: crear el camino (o circuito) entre los extremos, transmitir la información y llevar a cabo la desconexión del circuito. Una vez establecida la ruta de conexión queda reservado un ancho de banda fijo durante el tiempo en el cual dure la sesión. Una vez que finalice la llamada el canal es liberado para que pueda ser utilizado por otro circuito. Los conmutadores deben abrirse paso en la red para crear los canales de comunicación y así gestionar la conexión solicitada. De esta forma con un solo teléfono se pueden establecer comunicaciones bidireccionales con otros usuarios, es decir, generar llamadas entrantes y salientes con una extrema facilidad y todo lo que eso conlleva.

 

Ventajas y desventajas de la conmutación de circuitos

Comenzamos profundizando en los distintos elementos que se deben tener en cuenta a la hora de trabajar con la conmutación basada en circuitos. Y primero nos concentramos en los aspectos positivos. Por ejemplo, que exista un canal determinado únicamente por el ancho de banda fija, por lo que la comunicación es constante mientras dure la sesión. Pero esta conexión se debe realizar hacia una vía adecuada para poder mantener la conexión de una manera adecuada. Por otra parte, otra ventaja importante reside en que al tratarse de un circuito fijo no hay margen para que se produzcan retrasos por el encadenado de los datos. También hay que valorar de manera muy positiva un aspecto que gusta a todos los especialistas: la comunicación en tiempo real. Con ella se agilizan mucho los datos y los cambios que haya que reflejar en los procesos de trabajo, permitiendo que todo resulte más dinámico. Por si las moscas, hay que decir que es un tipo de conmutación muy completa, útil y para la cual se están formando auténticos profesionales de la dirección y gestión.

Respecto a los inconvenientes, uno de los principales es que mientras dure la comunicación se consumirán muchos recursos del sistema, como ancho de banda. También es posible que se produzcan retrasos en el establecimiento de las llamadas y es posible que algunas llamadas sean intermitentes dependiendo de la estabilidad de los canales y de lo congestionados que se encuentren. Otra desventaja es la ausencia de canales alternativos físicos que permitan aumentar la efectividad y blindarse ante posibles carencias. Además, el establecimiento de la información requiere cierta paciencia, dado que el proceso puede ser un poco más lento de lo esperado. Y como último gran inconveniente no se puede descartar que se esté utilizando un sistema físico, lo que puede llevar a que determinadas circunstancias se produzcan problemas relacionados con la pérdida de datos debido a la causa de daños externos en estas plataformas.

La conmutación a través de circuitos es una conexión que se utiliza de forma frecuente y que dispone de tantas ventajas como desventajas, lo que ha ayudado a que su carácter equilibrado la mantenga en el mercado durante años. Uno de los usos más frecuentes es el que se realiza en la RTC (red telefónica conmutada), una red de telecomunicaciones fundamental que se ha extendido en conexiones tipo RDSI o xDSL, entre otras.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia