Tal pareciera que en todo lo humano no hay victoria que no tenga por peaje alguna pérdida. Hemos logrado vivir más que nunca antes en la historia de la humanidad y los que nos seguirán, seguramente llevarán el límite hasta lo no imaginado.

También las cifras de la demencia, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y otros males de larga duración están más presentes que nunca, poniendo sobre los sistemas de salud una presión significativa.

Son enfermedades que crean pacientes crónicos, personas que generalmente consumen gran cantidad de recursos sanitarios y sociales (se estima que el 80% de las consultas de atención primaria en España están motivadas por enfermedades crónicas).

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

Pero sobre todo, un paciente crónico experimenta un deterioro significativo de su calidad de vida, presentando no solo los síntomas propios de su enfermedad, sino además otras alteraciones como depresión, ansiedad y estrés derivadas de su situación.

 

¿Qué es el paciente crónico? Definición

Se considera paciente crónico la persona que padece una o más enfermedades crónicas. Estas son definidas por la OMS como:

“Enfermedades de larga duración y por lo general de progresión lenta”.

 

¿Cuáles son las principales enfermedades crónicas?

La propia OMS informa que las principales causas de mortalidad en el mundo son enfermedades crónicas, siendo 4 de ellas responsables del 63% de los fallecimientos a nivel mundial. Estas son:

Enfermedades cardiovasculares

Principal causa de muerte a nivel mundial. Se estimó que en 2015 fallecieron 17.7 millones de personas debido a alguna enfermedad cardiovascular. Las enfermedades cardiovasculares pueden ser agudas; por ejemplo, el infarto agudo de miocardio o crónicas, como la hipertensión arterial.

Cáncer

Globalmente es la segunda causa de muerte y en 2015 ocasionó el fallecimiento de 8. 8 millones de personas. Se calcula que solo en 2012 se diagnosticaron 14 millones de nuevos casos. 

Enfermedades respiratorias

Entre las principales enfermedades respiratorias crónicas a nivel mundial está el asma, condición que padecen 235 millones de personas. Por su parte, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afecta a 64 millones de individuos en el mundo.

Diabetes

Se estima que en 2014 existían en el mundo 422 millones de personas viviendo con diabetes, una enfermedad que en sí misma puede ser la causa de otras enfermedades crónicas como alteraciones visuales permanentes y trastornos hepáticos.

Aunque estas sean las enfermedades crónicas que más muertes ocasionan, distan de ser las únicas. Trastornos como el alzhéimer, epilepsia, artrosis, artritis, esclerosis múltiple y párkinson son ejemplos de enfermedades que contribuyen a elevar el número de pacientes crónicos a nivel mundial.

 

El paciente crónico complejo, un reto multiplicado

El paciente crónico complejo, muchas veces también llamado paciente pluripatológico, es aquel que padece más de una enfermedad crónica o incluso padeciendo solo una, esta tiene un curso tan difícil y una sintomatología tan grave, que merece el adjetivo de complejo.

Estamos hablando, por ejemplo, de un paciente que padece hipertensión arterial y diabetes, pero también de un paciente crónico con esquizofrenia o con demencia.

Los pacientes crónicos complejos plantean a los sistemas sanitarios retos únicos, requiriendo generalmente la consulta de más de un especialista y la asistencia a diferentes centros de salud.

La clave para enfrentar los desafíos de la atención al paciente crónico, ya sea complejo o no, no debe estar solo en el tratamiento de las enfermedades, sino también en su prevención.

Muchas enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión, son prevenibles si se desarrolla un estilo de vida adecuado. Y ahí es donde el campo sanitario tiene su mayor oportunidad y desafío.

 

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia