En muy pocos años, el uso de drones para realizar determinadas tareas se ha generalizado. En parte gracias a que los costes de fabricación son más asequibles, además de que poner un dron en el aire cuesta muchísimo menos que otro tipo de avión. El caso es que hoy podemos encontrarnos una gran cantidad de trabajos con drones. Estos son algunos de los más habituales, que muestran hasta dónde está llegando su uso.

Grabación de eventos

En el Mundial de Fútbol de Brasil de 2016 se pudieron ver planos aéreos de las jugadas. Estos planos se hicieron con drones, que permitieron acercarse más al campo sin peligro.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

También se han visto en Conciertos y manifestaciones, sobrevolando la zona y capturando imágenes en tiempo real. De hecho, hoy es uno de los trabajos con drones más demandados.

Entrega a domicilio

Aunque en España se encuentran en pruebas, hay países en los que los drones reparten pizzas y paquetes. Amazon ha sido una de las primeras en anunciar la posibilidad de llegar más deprisa a sus clientes de este modo. Aunque también la primera en decir que se necesita una normativa que lo regule.

Apoyo en emergencias

Cuando ocurre un desastre, a menudo las condiciones dificultan llegar hasta la zona. En algunos casos no es posible tener una vista desde un helicóptero. Aunque un dron sí que puede acercarse y grabar la situación dando una vuelta rápida. Gracias a su maniobrabilidad y que no se pone en riesgo la vida de nadie, se ha convertido en una herramienta muy útil.

Y no solo para tareas de observación. También se pueden enviar suministros y medicinas en poco tiempo a zonas a las que los efectivos tardarán días en llegar.

Control fronterizo

Algunos países ya usan drones para mantener el control de las fronteras. En algunas se equipan con cámaras térmicas para detectar movimiento de personas que se ocultan a la espera de saltar las vallas. También sirven para detectar fuegos en las propias labores de vigilancia. España considera estos una gran ayuda para detectar “puntos ciegos” en las fronteras de Ceuta y Melilla, dos de las zonas consideradas de mayor riesgo de llegada de inmigrantes.

Trabajos con drones en el campo

La agricultura se ha subido al carro de la tecnología. Los trabajos con drones que se están realizando consisten en detección de plagas, control de ganado y labores de apoyo. Por ejemplo, en algunos países son los encargados de cubrir grandes extensiones de terreno aplicando tratamientos como pesticidas o fertilizante.

Redes de comunicación

Empresas como Google o Facebook quieren que Internet llegue a todo el planeta. Y para ello han puesto en el aire vehículos no tripulados con los que crear redes satelitales que amplíen la capacidad de comunicación. Así se puede llegar a zonas en las que no es rentable montar un red física. Y permitir a quienes viven allí, así como a gente con escasos recursos, disponer de un sistema de comunicación que les lleve por fin al siglo XXI.

Hay muchos otros trabajos con drones. Y es seguro que en muy poco tiempo estemos viendo estas aeronaves desarrollando otras tareas.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia