Terapias contextuales: ¿qué son y qué tipos existen?

En el campo de la psicología no se puede hablar de un solo tipo de psicología, sino de multitud de teorías y estudios que se centran en el comportamiento humano. Algunas teorías se basan en el estudio de procesos como la memoria o la inteligencia y otras nacen de la aplicación terapéutica. En este sentido se puede hablar de diversas generaciones de terapias y actualmente de una tercera generación entre la que encontramos las terapias contextuales.

 

¿En qué consisten las terapias contextuales?

Las terapias contextuales tienen su base en la filosofía y estudian a la persona y a su conducta dentro de un contexto y no de una forma separada. Se consideran aspectos como la conducta verbal de cada persona y los valores que tiene. Es decir, lo que el paciente se dice a sí mismo y a otras personas, y cómo influye esta circunstancia en su forma de actuar.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Lo que tratan de hacer las terapias contextuales es predecir el comportamiento, influir en él e identificar los efectos de determinados elementos en la conducta para poder ser más efectivo en los tratamientos.

 

Las principales terapias de tercera generación

Tal y como decíamos antes, las terapias contextuales son definidas como terapias de tercera generación y entre las mismas podemos destacar las siguientes:

  • TDC o terapia dialéctico conductual. En esta terapia el psicólogo escucha al paciente, acepta sus sentimientos y le hace ver cómo algunos de esos sentimientos son desadaptativos, a la vez que le enseña alternativas para que tenga sentimientos más positivos. Esta terapia se suele utilizar en casos de trastorno límite de la personalidad o de trastornos relativos al estado de ánimo.
  • ACT Acceptance and commitment therapy o terapia de aceptación y compromiso. En este caso, la terapia trata de que aceptemos nuestros sentimientos y pensamientos y que realicemos acciones que sean coherentes con nuestros valores. Esta teoría se basa en que los problemas psicológicos se relacionan con el lenguaje. Este tipo de terapia trata de mejorar la capacidad de las personas para adaptarse a las situaciones que se viven y evitar el sufrimiento.
  • Mindfullness. Es la terapia de la atención plena. Se parte de la idea de que no tenemos el control de nuestro pensamiento y dejamos que nos invadan constantemente pensamientos relativos al pasado o al futuro, sin darnos cuenta de lo que sucede aquí y ahora. La idea central del Mindfulness es centrarse en el momento presente, es decir, dejar que las cosas sucedan sin intentar controlarlas, simplemente observando.
  • PAF o Terapia analítico funcional. Con esta terapia se trata de lograr el objetivo de que el paciente interprete su conducta y las causas durante las sesiones de terapia. El terapeuta deberá realizar diversas acciones como aprender a identificar las conductas del paciente, construir un contexto que ayude a que aparezcan las conductas conflictivas del paciente y reforzar los avances que realice el paciente.

 

Las terapias contextuales, por lo tanto, tratan de que las personas aprendan a controlar su vida y a ser más flexibles con los cambios que se producen.

 

Ebook GRATIS: Psicología

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia