En muchas ocasiones surge la misma pregunta en relación con el TDAH en niños: ¿cómo tratarlos? Es decir, ¿cómo abordar su situación? ¿Qué se debe tener en cuenta con ellos que no se aplica a niños que no sufren TDAH? En este post daremos respuesta a esta y a otras preguntas que te permitirán saber cómo actuar en dichos casos.

Si hablamos de TDAH en niños, cómo tratarlos y cómo abordar su situación, debemos tener en cuenta los distintos ámbitos en los que se interactúa con ellos. Teniendo en cuenta el entorno y el objetivo, se puede encauzar todo con un nivel de acierto mucho mayor.

TDAH en niños: cómo tratarlos en lo académico

Comencemos viendo el TDAH en niños en el entorno académico, es decir, en los trabajos de clase, los deberes, los exámenes, etc.

Es importante tener en cuenta en todo momento que un niño con TDAH tendrá muchas más dificultades para emplear con acierto las habilidades cognitivas más relevantes en el entorno académico. Esto es:

  1. Atención. Ya el propio nombre lo indica: trastorno por déficit de atención. A un niño con TDAH le resulta mucho más difícil saber y decidir qué estímulos son relevantes en cada momento, por lo que es habitual que no preste atención a las palabras del profesor.
  2. Concentración. La concentración implica mantener la atención en un estímulo determinado a lo largo del tiempo. En el caso de los niños con TDAH, debido a que su foco de atención cambia de un estímulo a otro continuamente, les cuesta mucho concentrarse en algo.
  3. Memoria. Derivado de lo anterior, los niños con TDAH retienen la información con mayor dificultad, ya que a la hora de codificarla y almacenarla no pueden dedicar tanta atención a ella como otros niños que no sufren el mismo trastorno.

Por lo tanto, recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos para abordar en lo académico el TDAH en niños y cómo tratarlos:

  • Tener paciencia y, si es necesario, repetir la información hasta estar seguros de que la han procesado correctamente.
  • Para asegurarnos de que han conseguido prestar la atención necesaria, podemos preguntarles qué han entendido de lo que le hemos dicho y qué no.
  • Si a un niño que no sufre TDAH le cuesta concentrarse en una lección aburrida, a un niño con TDAH le resultará muchísimo más difícil. El profesor debe hacer uso de sus habilidades docentes para explicar de forma amena, divertida y que no implique ningún esfuerzo atencional para ningún alumno.

TDAH en niños: cómo tratarlos en lo afectivo

Debido a que los niños con TDAH tienen mayores dificultades para seguir el ritmo académico, es necesario saber también cómo tratarlos en lo emocional. Emociones y rendimiento académico van muy de la mano.

  • Debemos animarlos y motivarlos para que sientan que cuentan con nosotros. De lo contrario, si notan que no tienen apoyo, no realizarán ningún esfuerzo para atendernos ni para concentrarse.
  • Cuando percibamos que están realizando un esfuerzo, debemos reconocerlo en voz alta y felicitarles por ello, a modo de refuerzo positivo.
  • Para poder enfrentarse a ello de la forma adecuada, un niño con TDAH debe saber cómo funciona dicho trastorno y que cuenta con todo nuestro apoyo para ayudarle en aquellas tareas o actividades que le resulten difíciles.

Por supuesto, para llevar todo esto a la práctica es importante contar con la información y con la formación adecuada. Es por ello que te animamos a visitar nuestro Master Universitario en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la Escuela.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia