Dentro del mundo de las nuevas tecnologías y la informática el concepto del Big Data ha adquirido un gran protagonismo, sin embargo a este gran volumen de datos le ha salido un claro competidor: el Smart Data. Para muchos expertos el Big Data era uno de los elementos más importantes que había aparecido en este sector, pero otros especialistas aseguran que es mucho más rentable hacer uso del Smart Data. Veamos el porqué de esta afirmación.  

Smart Data vs Big Data

Todos sabemos en qué consiste el Big Data, hace referencia al gran volumen de datos que se pueden recopilar. Por su parte, el Smart Data también recoge muchos datos al instante, pero en este caso tienen un valor añadido con respecto al primero y es que además de recabar mucha información el sistema también es capaz de analizarla. Es aquí donde vemos el punto de inflexión entre ambos conceptos, ya que los expertos aseguran que en la mayoría de los casos la cantidad de información no es tan necesaria como la calidad de los datos que se han obtenido. Da igual si el número de ellos es inferior siempre que nos reporte una información detallada y adecuada.

Descarga nuestra guía gratuita: Big Data, la explosión de los datos

En este sentido, el Smart Data se presenta como una herramienta perfecta para poder recopilar información y poder analizarla, entenderla y, finalmente, dar una respuesta útil y eficaz en base a ella. El Big Data no corresponde solo al volumen de información, también tienen mucho que ver la velocidad con la que se adquieren los datos, la variedad que presentan los mismos y la veracidad de esa información, representando esto las famosas 5 “V”.

Pero el Smart Data ofrece unos servicios más avanzados y es por ello que además de contener todo esto también incluye una sexta “V” más que se refiere al valor que tiene esa información. Lo que queremos decir con esto es que, aunque todas las características nombradas anteriormente son importantes, de nada sirve si no entendemos qué es lo que nos quiere decir toda esa información que ha sido recogida. Es por ello que el Smart Data ha cobrado protagonismo en el sector, porque es capaz de analizar los datos y encontrar soluciones inmediatas a los posibles problemas que se hayan podido ocasionar.

Además, hay que tener en cuenta que esta tecnología también puede llevar a cabo acciones para ejecutar las soluciones que previamente ha elaborado, por lo que actúa en consecuencia de lo que ha analizado de esa información que ha sido recopilada. Por tanto, una vez más tenemos que incidir en la calidad de los datos y no tanto en la cantidad, porque a veces es mejor tener una buena información que muchas incompletas.

Al contrario que el Big Data, que tiene como objetivo recopilar el mayor número de datos posibles para obtener una buena cantidad de información, en este caso el Smart Data ha optado por un enfoque diferente. Es decir, la meta de este tipo de tecnología es poder resolver cuanto antes los problemas que se hayan planteado y para eso se necesita un sistema como este, a través del cual se pueda analizar toda la información recogida y entender el mensaje que se da en ella.  

Aplicaciones en multitud de entornos

Aunque para muchos el Smart Data solo es útil en el sector tecnológico, esta idea está muy equivocada, ya que esta tecnología puede llegar a ser muy eficaz en otros muchos campos, como es el caso de la sanidad o los recursos humanos. Por seguir con el ejemplo del sector sanitario, gracias a la tecnología utilizada en el Smart Data, los especialistas podrán conocer en todo momento cuál es el estado de su paciente y a partir de ahí establecer un claro diagnóstico y poner en marcha un tratamiento adecuado.

Además, el Smart Data también es una herramienta muy importante para las empresas, puesto que es beneficiosa para poder fidelizar a los clientes, ya que a través de ella se pueden elaborar propuestas u ofertas totalmente personalizadas y así el usuario se sentirá único y entenderá que la compañía se preocupa por él. Estos son algunos ejemplos de los posibles usos que puede tener el Smart Data. No queremos decir que el Big Data no sea necesario, que lo es, pero el Smart Data es mucho más completo al poder analizar toda la información que se recoge y ofrecer soluciones de calidad.  

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia