Los síntomas de la demencia senil son muy variados, dependiendo en buena medida de la enfermedad que dio origen a la demencia y de la fase clínica en que se encuentra el paciente.

En la actualidad este síndrome no tiene cura, de ahí que los tratamientos dirigidos a controlar o manejar los síntomas de la demencia senil alcancen una relevancia especial en un mundo en el que, solo la enfermedad de Alzheimer (la principal causa de demencia), afecta a más de 46 millones de personas.

Es en ese escenario donde la tecnología se ha convertido en un aliado en la lucha contra la demencia. A continuación 5 ejemplos que lo demuestran.

 

Tecnología para los síntomas de la demencia senil

Plataformas de estimulación cognitiva

Uno de los ejemplos más claros de tecnologías digitales aplicadas a la neuropsicología. Las plataformas de estimulación cognitiva basadas en ordenador, como Lumosity o Cognifit, han logrado millones de usuarios en el mundo que buscan mejorar su funcionamiento cognitivo.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

En el caso de la demencia, estas plataformas ofrecen actividades adaptadas y muy personalizadas que la persona afectada debe realizar en compañía de un profesional o un familiar.

Aunque los estudios no son concluyentes, sí hay una evidencia creciente que sugiere que la estimulación cognitiva basada en ordenador puede ayudar a enlentecer el ritmo al que avanza la demencia.

Localizadores

Los localizadores que usan tecnología GPS ayudan disminuir el riesgo de desaparición debido a uno de los síntomas conductuales más comunes de las personas con demencia, la deambulación.

Vienen en colgantes, pulseras, relojes; multitud de formas y prestaciones que conforman un abanico realmente amplio de opciones.

Robots

La roboterapia tiene una larga tradición en Japón, donde no es extraño que los mayores tengan uno de estos artilugios de compañía. En Occidente esta idea aún no ha calado, pero sí que ya se usan en numerosos centros residenciales robots con propósitos terapéuticos específicos.

Está PARO, una foca robótica que ayuda a los profesionales de la terapia ocupacional a generar emociones positivas en las personas con demencia. También se ha hecho popular Zora, un robot humanoide que ha sido utilizado en residencias holandesas para realizar sesiones de fisioterapia.

El crecimiento de la población adulta mayor necesitada de cuidados hará de los robots asistenciales más que una atracción, una necesidad.

Smart Home

Las llamadas casas inteligentes tienen en los síntomas de la demencia senil retos inspiradores. Ya hay empresas que colocan sensores en lugares estratégicos del hogar que permiten a la familia monitorizar la actividad diaria del mayor.

Por el momento las opciones están pensadas para personas en fase leve de demencia y que vivan en compañía de un cuidador. En la actualidad las casas inteligentes permiten saber si el enfermo dejó encendida por mucho tiempo la hornilla, si se ha caído o ha estado inactivo más de lo normal.

Realidad virtual

Una década del 50 recreada al detalle, incluyendo la música. La década puede cambiar, pero el objetivo sigue siendo el mismo; crear películas de realidad virtual que ayuden a las personas con demencia a estar donde está su mente, en el pasado.

Se busca generar emociones positivas, pero en el futuro la realidad virtual, y todas las tecnologías aplicadas al campo de la demencia, deben ser más ambiciosas en sus objetivos en esta área.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia