Hoy en día, saber cómo construir un robot es casi como tener el futuro laboral asegurado. El motivo es que cada vez son más las industrias que recurren a la robótica para impulsar la eficiencia de sus procesos y operaciones.

Hoy día, la robótica continúa emergiendo como un mercado grande e influyente y por eso, puede que te interese plantearte cuándo aprenderás cómo construir un robot.

 

Sectores que necesitan gente que sepa cómo construir un robot

Las siguientes cinco industrias están utilizando esta nueva tecnología para aumentar la eficiencia y la conveniencia tanto para las empresas como para los consumidores. De forma casi permanente, su sección de “talento”, “carreras” o “empleos” publica ofertas donde se requieren profesionales que sepan cómo construir un robot.

Si ya te has formado en robótica, puede que te interese alguno de estos destinos laborales:

  • Cuidado de la salud. Los instrumentos robóticos utilizados en el cuidado de la salud no están diseñados para hacerse cargo de los deberes de los profesionales de la salud, sino para facilitar su trabajo. Su aportación consigue mejorar los resultados en la rehabilitación, aumentar la precisión en la cirugía y reducir errores en los tratamientos y su aplicación, a la vez que se consigue entregar una mejor experiencia al paciente. Por ejemplo, las máquinas de elevación robóticas pueden ayudar a las enfermeras a levantar pacientes que son ancianos o están inmovilizados, algunos sistemas, como el sistema quirúrgico da Vinci, reproducen los movimientos de la mano del cirujano para controlar instrumentos pequeños y precisos dentro del cuerpo del paciente en cirugías cardíacas, ginecológicas, de cabeza o torácicas, entre otras; y, para los pacientes que han sufrido derrames cerebrales o lesiones de la médula espinal, o que están paralizados, los dispositivos robóticos como los exoesqueletos tienen la capacidad de ayudarlos y guiarlos durante la rehabilitación.
  • Fabricación. Al igual que en la industria del cuidado de la salud, muchos robots en la fabricación colaboran con los trabajadores para realizar tareas repetitivas, monótonas o complejas bajo la guía y el control del trabajador. Con estas máquinas, la precisión se valora más que la velocidad, al igual que la capacidad de reprogramarse para tareas específicas de diferentes tamaños y complejidades. La tecnología de fabricación robótica también se está volviendo más segura de operar. Las cámaras, los sensores y las capacidades de apagado automático permiten a los robots detectar y mantenerse alejados de los humanos en el lugar de trabajo. Además, la introducción de este tipo de máquinas tan evolucionadas aumenta la productividad en planta, consiguiendo unos procesos más eficientes. El resultado es una mayor agilidad y una visible reducción en el coste de las operaciones.

 

Los dispositivos robóticos han establecido una amplia presencia en varias industrias, de la agricultura a la farmacia, de la industria militar al campo de la educación. Y, a medida que las tecnologías en este campo se vuelven más asequibles, aumentará la demanda de personas que sepan cómo construir un robot y programarlo para mejorar la sociedad de diferentes maneras. ¿Te apetece iniciar tu carrera profesional en el mundo de la robótica?

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia