Aquellos profesionales que se estén formando en tecnología, informática y otros recursos similares y que piensen convertirse en grandes expertos de estas materias, tendrán que ser capaces de reconocer la infraestructura crítica. También se trata de algo aplicable a las personas que estén pensando en realizar este tipo de estudios y que busquen afianzar su posición en el mercado laboral con un puesto de importancia en cuestiones informáticas. Y aunque hay decenas de conceptos a recordar y memorizar, este es uno de los que nadie debería olvidar a la vista de lo que puede significar para la humanidad. ¿Qué se esconde detrás de estas infraestructuras críticas?

 

El mundo depende de ellas

Inicialmente lo que hay que entender es que una infraestructura crítica no es una empresa por muy importante que esta resulte para la humanidad. Si una gran compañía moderna como Starbucks sufre un ataque hacker que pone en peligro que se puedan servir cafés ese mismo día, no nos estaremos encontrando ante una infraestructura crítica. Lo mismo se puede aplicar a si la situación o el inconveniente ha ocurrido en el hotel Palace. ¿Entonces qué se considera como infraestructura crítica y por qué es tan importante estudiarlo y ser capaces de recordarlo?

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

La respuesta es clara, las infraestructuras críticas son aquellas sin las que una sociedad no puede mantener el ritmo de vida que ha mantenido con anterioridad. Son las que se mantienen, protegen y supervisan con márgenes de seguridad amplios para que siempre se pueda contrarrestar cualquier tipo de situación complicada. Siempre son estructuras que están sobre-protegidas, dado que nunca se debe llegar a la situación de que se produzca un incidente grave en ellas. Las estructuras críticas incluyen las redes gubernamentales, los equipos físicos de suma importancia, los sistemas de almacenamiento que estén centralizados con todos los datos de los ciudadanos y los servicios fundamentales para la vida, como la electricidad o el gas. Las administraciones públicas, las distintas instituciones gestionadas por el estado y otros elementos similares quedan también dentro de este grupo. Por si hay que precisar más, los incidentes en infraestructuras críticas pueden estar relacionados con el sistema de embalse de agua, con el tratamiento y la producción de otros recursos fundamentales o con la gestión de sistemas de ventilación o reciclado.

 

Un posible riesgo

¿Qué pasaría si una amenaza termina convirtiéndose en un riesgo seguro y llevando a que estas infraestructuras críticas se pongan en peligro? En ese caso la situación sería preocupante a todos los niveles. Por lo que entendemos gracias a las explicaciones de los expertos, en el momento en el que una de las infraestructuras críticas queda marcada como sospechosa de estar generando un problema en su trasfondo, se la denomina como una amenaza. En este punto la situación todavía no es crítica del todo y los especialistas aún pueden actuar. Pero desde que la amenaza que se ha descubierto intenta ser resuelta puede ocurrir un proceso en el cual todo se complique. Ahí es cuando podemos hablar del término desastre, en el momento en el cual una infraestructura crítica ha pasado a tener un protagonismo mayor superior y donde todo comienza a ser más peligroso. Estas vulnerabilidades siempre se deben tener atadas en corto y reducir los riesgos al menor nivel para que luego no haya sorpresas. En el caso de que una de estas infraestructuras sufra problemas derivados lo más recomendable será actuar con un proceso de análisis que permita comprobar la situación al detalle y tomar decisiones en consecuencia.

Es fácil ver con la presencia de las infraestructuras críticas repartidas a lo largo y ancho del mundo que la seguridad informática es mucho más que proteger las contraseñas, hacer copias de seguridad y asegurarse de que todo en el entorno de la empresa funciona de forma adecuada. El mundo, en realidad, ha llegado a depender de la informática y de la ciberseguridad en demasiados aspectos y a día de hoy es totalmente dependiente de ello, lo que lleva a que los profesionales que están estudiando seguridad tengan una gran responsabilidad en sus manos. Además, con el paso de los años esta dependencia será todavía mayor, razón de más para conocer estas infraestructuras y poder trabajar para mantenerlas seguras.