Los trastornos de espectro autista (TEA) engloban una serie de discapacidades o trastornos del desarrollo que causan problemas significativos de sociabilización, comunicación y conducta. Hasta aquí es el concepto común, pero dentro de este trastorno existen importantísimas diferencias, desde personas que no desarrollan el lenguaje y presentan discapacidades intelectuales, a individuos con una inteligencia superior a la media.

iStock_000035707266_Large-683x1024

Los niños con TEA pueden encontrarse en algún punto del espectro, pero este es muy amplio, por lo que el tipo de escolarización que deben recibir y las intervenciones a realizar desde el aula son también muy diferentes. Esta amplia diversidad de los alumnos con autismo y las distintas evoluciones y potencial que pueden llegar a alcanzar obliga a un gran esfuerzo de adaptación del equipo docente y otros profesionales especializados y sus familias a cada caso con un enfoque individualizado.

Artículos sobre autismo: sus distintos grados y enfoques de intervención

A continuación, presentamos una recopilación de artículos que reflexionan y tratan de arrojar luz sobre el complejo tema del espectro autista.

Autismo: modelos educativos para una vida de calidad, J. Tamarit

Este artículo hace hincapié en la necesidad de orientar las investigaciones a la consecución de resultados valorados y objetivos con el fin de mejorar los logros educativos y la calidad de la vida de los niños con autismo. Un mayor conocimiento del síndrome es muy importante, pues conlleva al desarrollo de recursos de intervención más eficientes, pero el día a día de la convivencia con el autismo exige, además de unos mayores conocimientos de carácter técnico del problema, grandes dosis de empatía y confianza entre los afectados por el trastorno y sus familiares y los proveedores de apoyo.

Criterios actuales para la clasificación de trastornos profundos del desarrollo, Gabriela Garrido y Laura Viola

Artículo donde se profundiza sobre el concepto de trastornos generales del desarrollo (TGD), entre los que se encuentran los trastornos de espectro autista, subrayando sus aspectos comunes y diferenciales. Actualmente, con el término autismo se engloba una diversidad de presentaciones clínicas de distinta gravedad, pero con un patrón de conducta común. Dicho patrón está centrado en la inhabilidad de estos niños para el establecimiento de interacciones sociales con otros, la comunicación verbal y no verbal y la presentación de un repertorio de conductas e intereses restringidos, rígidos y estereotipados. Así mismo, todos ellos comparten alteraciones neurocognitivas características.

El lenguaje en los trastornos autistas, J. Artigas

La alteración en el lenguaje es una característica común en la mayor parte de los afectados de autismo. De hecho, el primero y más frecuente motivo de consulta de un niño autista es el retraso en la adquisición y/o comprensión del lenguaje. Los problemas con el lenguaje pueden dificultar enormemente la adquisición de las competencias básicas y su integración en el aula. Por este motivo es muy importante conocer los diversos tipos de alteración del lenguaje en niños autistas, excelentemente clasificados y analizados en este artículo, y sus metodologías más efectivas de intervención.

Intervención educativa en autismo desde una perspectiva psicológica, J. Martos-Pérez

El autor defiende la idea de que el tratamiento de los trastornos de espectro autista ha experimentado una importante revolución en los últimos años como consecuencia, principalmente, de la mejor comprensión psicológica de las dificultades que tienen las personas que padecen este trastorno.

En un plano psicológico, las funciones de «cognición interpersonal», que incluyen el lenguaje, se constituyen en la fase crítica puesto que implican procesos previos y concurrentes de desarrollo de la intersubjetividad secundaria. Al no producirse esos procesos, los niños con autismo presentan muchos dificultades para descifrar las interacciones en términos intencionales, lo que es un requisito necesario para la correcta construcción de las denominadas funciones superiores básicas. Por este motivo, es muy importante estimular y desarrollar estos déficits con las técnicas psicológicas y educativas precisas y adecuadas.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia