La educación reglada o formal es el proceso de educación integral correlacionado que abarca desde la ecuación primaria hasta la educación secundaria y la educación superior, y que conlleva una intención deliberada y sistemática que se concretiza en un currículo específico y en la obtención de un titulo oficial.

Pese a su importancia fundamental y troncal, la formación reglada no es capaz de cubrir la totalidad de necesidades de los individuos y la sociedad en materia educativa y de formación. Por ese motivo, es totalmente necesaria la existencia de una educación no formal que cubra este amplio espectro de actividades formativas, que se sitúan fuera de ámbito reglado, a todos los grupos de ciudadanos que lo pidan y precisen.

Definición y características de la educación no formal

La educación no formal engloba toda actividad educativa realizada fuera de la estructura del sistema formal con el objeto de impartir cierto tipo de aprendizaje a algunos subgrupos de la población, ya sean adultos o niños.

Es necesario distinguir la educación no formal de la informal, ya que la primera se caracteriza por estar organizada y planificada, impartiéndose en centros específicos o con el formato de cursos son line. Por el contrario, la educación informal sería un proceso no sistematizado, que dura toda la vida, en el que las personas adquieren y acumulan conocimientos, capacidades y actitudes de las experiencias diarias y del contacto con su medio.

En consecuencia, tanto la educación no formal como la formal o reglada presentan la condición de ser procesos educativos, organizados, ordenados y sistematizados, mientras que esto no sucede con la educación informal.

A continuación, citaremos las principales características o particularidades de la educación no formal:

  • Integradas a otros fines y objetivos no educativos.
  • Algunas propuestas sirven de complemento o reemplazo de la educación formal.
  • Tiene diferente organización, patrocinadores heterogéneos y diversos métodos de instrucción.
  • En general son prácticas voluntarias.
  • Están destinados a personas de cualquier edad, origen e intereses.
  • No culminan con la entrega de acreditaciones, aunque suelen reconocerse.

Principales beneficios de la educación no formal

  • Favorecen el proceso de maduración personal.
  • Potencian las habilidades para las relaciones personales y sociales.
  • Mejoran la autoestima, el disfrute del ocio y del tiempo libre y el desarrollo de aptitudes como la creatividad, la expresión o la solidaridad.
  • Facilitan el proceso de maduración e inserción social, educando en la participación social activa y en el desarrollo de los valores democráticos.
  • Ayudan a adoptar una actitud crítica frente a las convenciones sociales, las instancias de poder y los medios de comunicación.
  • Tienen una influencia positiva sobre el empleo, fomentando el autoempleo, la creación de nuevos negocios y empresas y la inserción laboral.

educación no formal

Otro valor añadido de la ecuación no formal es que, al ser menos rígida y sin un componente evaluativo tan marcado, los estudios reglados favorecen el trabajo en equipo, la cooperación y la tolerancia. Tres valores básicos para el buen funcionamiento y el progreso de cualquier entorno social o laboral.