La carrera de trabajo social ofrece amplias posibilidades de trabajo y capacidades para la búsqueda de empleo. Se trata de una carrera no muy técnica, pero cuyos aprendizajes resultan básicos para el sistema social y de salud en España y la solución de problemas de personas con déficit en sus necesidades básicas. Hace unos meses, un estudio elaborado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte titulado Inserción Laboral de los Estudiantes Universitarios mostró que alrededor de un 40% de las personas que estudiaron Trabajo Social ocupan puestos relacionados con lo que estudiaron. Además, cerca del 60% encontró trabajo en su sector o en otro relacionado dentro del territorio español, confirmando la viabilidad de estos estudios.

 

Salidas profesionales más habituales

Esta carrera proporciona unos sueldos adecuados en relación a los horarios bajo los que se trabaja, lo que ayuda a que sea de mayor interés para las personas que se interesan en un grado en trabajo social. Para las salidas profesionales, es sorprendente y significativo que el 60% de los empleados vayan al área privada, mientras que solo un 40% recurre a la pública. Los principales grupos donde se perfila la presencia de estos profesionales son el de la salud y el de la docencia, que lideran el grupo gracias a su crecimiento en los últimos años. Se han extendido los puestos de trabajo disponibles en cuanto a servicios de asesoramiento psicopedagógico y social, así como los que llevan a los profesionales a participar en talleres y clases de apoyo para todo tipo de grupos.

Hablando de los graduados que recurren al sector de la salud y el cuidado, en las instituciones públicas se proporciona diversas salidas que marcan un gran interés. Entre ellas se incluyen puestos en los que se trabaja para proporcionar información y asesoramiento a los ciudadanos en distintos grupos y situaciones. Es un importante trabajo, puesto que estos graduados en trabajo social pueden usar todos sus conocimientos para actuar de manera que busquen el beneficio de todo tipo de personas que necesitan una ayuda específica. Se trata de una profesión muy recompensada en términos anímicos, dado que llena y complace a partes iguales por tener la sensación positiva de estar ayudando a los demás. También hay una gran cantidad de personas que se esfuerzan por dar atención y soporte en salud a personas mayores, individuos que no tienen hogar, discapacitados o familias y niños con problemas para mantener un nivel de vida adecuado.

 

Otras salidas profesionales

Si bien la salud y la enseñanza son los principales frentes a los que ponen rumbo las personas que se han graduado en trabajo social, cada vez hay más opciones para este tipo de titulación. A medida que la sociedad es más consciente de la importancia de tener profesionales que trabajen ayudando al mundo y a los más necesitados se da más relevancia a aquellas personas que están en posición de realizar este tipo de trabajo. Esto ha fomentado la aparición de nuevos puestos en las industrias del marketing, los seguros y en muchos otros tipos de trabajo.

Hay empresas privadas que recurren a estos profesionales como apoyo a sus demás trabajadores, convirtiéndose en un pilar para mantener las buenas sensaciones en el día a día de la oficina. Los hospitales, tanto privados como públicos, recurren de una manera gradual a más profesionales del trabajo social, en los que saben que pueden confiar para dar apoyo a multitud de pacientes con problemas. También son profesionales muy solicitados en consultorios psicológicos, guarderías, escuelas de distintos grados, universidades, ayuntamientos y ministerios, institutos de asistencia social, departamentos de recursos humanos o instituciones judiciales. No hay que olvidar cómo de forma reciente estos graduados también han encontrado puestos de trabajo en agencias gubernamentales y en agencias que se dedican a gestionar las viviendas de protección oficial.

Por otro lado, el trabajo social también se enfoca cada vez más hacia la presencia de estos profesionales en organizaciones sin ánimo de lucro, fundaciones o asociaciones que trabajan para realizar programas preventivos, para ayudar a refugiados o para luchar contra la exclusión social.

La mejor preparación de la cual pueden disfrutar las personas interesadas en este tipo de empleo es el grado en trabajo social, que les preparará y formará, cara a que se enfoquen a la vertiente que más les atraiga dentro del amplio sector en el que pueden introducirse. Las opciones y salidas profesionales son numerosas, así que solo habrá que encontrar la que encaje mejor con los gustos e intereses de cada graduado.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia