La psicología infantil es uno de los campos de la psicología más populares y demandados. Es, además, un excelente escaparate de los cambios que están experimentando los niños de cada generación.

Si en la década de 60 muchos padres iban al psicólogo  buscando orientación porque sus hijos se peleaban con cuanto niño encontraban cerca, hoy esos padres van preocupados porque el vástago no quiere salir de delante del ordenador y no se relaciona con nadie.

La psicología infantil permanece, y permanecerá como campo, pero los problemas a los que tiene que hacer frente sí cambian. Sigue leyendo para que conozcas 6 problemas a los que se enfrentan los psicólogos infantiles de nuestro tiempo, derivados, en buena medida, de los avances tecnológicos. Pero antes, aclaremos conceptos.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

¿Qué es la psicología infantil?

Es la rama de la psicología que se encarga de estudiar el desarrollo psíquico, neuropsicológico y social desde la niñez hasta la adolescencia. El proceso de aprendizaje es un objeto de estudio relevante para la psicología infantil.

Un psicólogo infantil, el profesional especializado en esta rama de la psicología, tiene un profundo conocimiento sobre el desarrollo normal durante la infancia y de las alteraciones que se pueden producir.

Entre las situaciones que comúnmente atiende un psicólogo infantil están las alteraciones conductuales o los problemas de aprendizaje. Parte inseparable de esta labor es la de responder a los padres dudas sobre los métodos de crianza de los hijos.

 

6 problemáticas derivadas de la tecnología que la psicología infantil debe enfrentar

Edad para comenzar a tener un Smartphone

Una pregunta que muchos profesionales de la psicología infantil escuchan día sí, día también “¿Cree que ya debo darle un móvil a mi hija?” Y la respuesta sencilla que buscan no existe, cada caso merece sus consideraciones.

Bullying  digital

Término muy en auge y que se ha visibilizado (y extendido) gracias al uso intensivo de redes sociales. No es nuevo, claro está, pero la tecnología lo ha magnificado.

Los psicólogos infantiles, especialmente aquellos que atienden a adolescentes, se enfrentan a un fenómeno creciente que ha pasado del espacio físico del aula a un espacio digital menos controlable.

Cambios en las interacciones sociales

Tal vez uno de los cambios más notables. No solo está variando radicalmente la frecuencia de interacción social, sino además las vías por las que esta se produce. Niños y adolescentes interactúan menos con sus iguales y, a partir de determinada edad, lo hacen más por dispositivos digitales.

¿Consecuencias a largo plazo? Corresponde a la psicología infantil estudiar este fenómeno.

Introducción de nuevos instrumentos y métodos de enseñanza

A primeras parecen todo ventajas, pero hay puntos conflictivos. No hay dudas de que los niños y niñas deben adquirir y dominar las habilidades que les demanda su tiempo. Eso significa ser lo que se ha dado en llamar “nativo digital”.

Algunos proyectos experimentales en Noruega han instaurado las tablets y ordenadores como sus medios de enseñanza básicos. ¿Qué consecuencia puede traer esto para el desarrollo psicomotor de un ser en plena evolución?

Cuando se aprende a escribir con la mano, a calcular de forma independiente, a generar ideas que no se sacan de Internet, no solo tienes un producto final, sino que tus procesos cognitivos se están desarrollando en el proceso.

¿La tecnología tiene algún efecto negativo sobre el desarrollo psicomotor o simplemente es otra vía de lograr ese desarrollo? ¿Diferentes caminos llevan al mismo fin? De nuevo, preguntas que la psicología infantil debe ayudar a responder.

Desequilibrio en la estimulación de diferentes sistemas

Colores y sonidos por todas partes, pero también menos interacción social y física en el mundo no virtual. Unos sentidos que se estimulan más que otros, produciendo un desequilibrio que tiene consecuencias inmediatas, por ejemplo, el insomnio infantil se ha disparado.

Aprendizaje de nuevos roles a través de medios audiovisuales

Posiblemente, desde que surgió la televisión los padres estén preocupados por lo que aprenden sus hijos de los modelos que ven en la pantalla. Ahora la televisión tiene cientos de canales y se ha quedado atrás por el empuje de Internet y los juegos digitales.

Los padres viven en constante preocupación por lo que aprenden sus hijos de aquello que ven ¿Deben prohibírselo o regula? ¿Qué deben o no ver? ¿Les permiten jugar en el ordenador? Preguntas ya habituales en la consulta del psicólogo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia