Con el paso de los años, las exigencias de los alumnos se han visto más atendidas por los profesionales de la enseñanza. Esto, junto con más motivos que veremos a continuación, dio lugar a necesidades de formación para los profesores que todavía se están implementando poco a poco, demostrando que la docencia está camino a mejorar. Por ello, la colaboración entre el profesorado puede convertirse en una extraordinaria oportunidad de formación y perfeccionamiento. Las TIC a través de Internet ofrecen proyectos colaborativos entre profesionales de la enseñanza de todo el mundo en los que se ambiciona un estilo más común y progresivo para enseñar a través de la siempre recomendable formación continua.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Nuevas fronteras para la docencia

La interacción entre profesores ayuda a crear nuevas perspectivas. Para ello se van a usar dos vertientes. Por una parte los proyectos colaborativos y por otra los nuevos materiales y la última tecnología de la que nos podemos beneficiar en la actualidad. En este segundo grupo incluiremos los espacios colaborativos que nos ofrece la Web 2.0, los blogs, los calendarios, las redes sociales, las aplicaciones y espacios para compartir fotografías, vídeos, etc. Con la unión de estos recursos la intención es que la TIC dirija la educación de una forma complementaria y que surjan nuevos lazos internacionales que permitan obtener una sociedad más comunicada.

El profesor de hoy tiene que, de manera obligatoria, actualizarse a los proyectos colaborativos en red para promover la ayuda, la reflexión y apreciación de las diferencias entre todos ellos. Es un factor que se está extendiendo debido a que la propia sociedad lo demanda, aunque también debido a que en muchos centros de estudios se implantan estos procesos colaborativos entre los proyectos a realizar. Debido a esto se fomenta más la contratación de maestros que tengan capacidades y roles facilitadores, investigadores y mediadores.

No solamente ofreciendo las nuevas tecnologías se garantiza la innovación educativa en el profesor. La formación del profesorado debe ser constante y profunda con las nuevas maneras de aprendizaje alejadas de los métodos tradicionales. En este sentido, el profesor necesita conocer y saber utilizar las tecnologías, adquirir nuevos conocimientos y destrezas que le permitan integrar estas ventajas en su actividad docente y ayudar a sus alumnos a utilizarlas de forma adecuada atendiendo a los objetivos educativos marcados.

 

Métodos de aprendizaje alternativos

Estas nuevas formas de aprendizaje reúnen una serie de características: interactividad, sincronismo y ubicuidad. Las tres son características de comodidad para el aprendizaje y es uno de los motivos por los que consiguen tantos adeptos, logrando nuevas normas educacionales consensuadas sin necesidad de autoridad ni burocracia. Esto quiere decir que los profesores se sitúan en un proceso de aprendizaje horizontal, donde todos aprenden de todos, habiendo una planificación conjunta, una distribución de responsabilidades, y un intercambio de roles.

El simple hecho de la colaboración es una gran oportunidad de formación y perfeccionamiento, de desarrollo y crecimiento profesional, personal y de mejora de la práctica docente. La colaboración es un recurso necesario para mejorar la enseñanza, un método que puede enriquecer su actividad diaria y el clima del centro escolar. Internet ofrece la posibilidad de colaborar con otros profesores, superando las fronteras locales, regionales y nacionales y el tiempo deja de ser un obstáculo para realizar proyectos colaborativos. Se crea un nuevo entorno electrónico que pone en red simultáneamente a millones de personas, sin importar la situación espacial y temporal de las mismas.

Se han llevado a cabo diferentes proyectos como consecuencia de las colaboraciones, los cuales son un método de trabajo en el que un conjunto de individuos con intereses comunes, ya sean profesores, alumnos o padres, se involucran en la planificación, desarrollo o implementación y evaluación de un proyecto que tiene relación con el mundo real. De los proyectos colaborativos los docentes obtienen importantes ventajas, como conocer nuevas herramientas, compartir recursos didácticos, aprender sobre nuevas opciones de aprendizaje, mejorar la formación de grupos de trabajo y tener una mayor felicidad en el día a día. Este tipo de ventajas nunca se deben dejar de lado, puesto que ayudarán a que un profesor sea mucho más capaz de llevar a sus alumnos hacia el éxito académico que desean incluso en sus primeros años de formación. Mientras lo consigue el profesor también tendrá la oportunidad de beneficiarse de grandes cambios y mejoras en su trabajo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia