Para ser profesor de ELE, como ya comentamos previamente, lo ideal es tener la formación universitaria adecuada. No obstante, también existen opciones complementarias. La oferta de cursos no universitarios de ELE es muy elevada en la actualidad por lo que recomendaremos en este blog algunos aspectos de utilidad para su elección. Numerosos cursos suponen un complemento ideal, como son, por ejemplo, los ofertados por el Instituto Cervantes y que constituyen un aporte muy valorable al máster universitario de Enseñanza de Español como Lengua Extranjera organizado en la VIU.

https://youtu.be/Y5qkFh4GwT0

Otra cuestión importante es valorar si se ofrece la posibilidad de realizar prácticas profesionales en escuelas o, por ejemplo, en una ONG. Si bien este servicio no suele estar remunerado, sí puede ser una buena manera de comenzar a ganar experiencia y poner en práctica los conocimientos aprendidos. Asimismo, otros posibles factores que debemos tener en cuenta podrían ser la experiencia del profesorado, las opiniones de otros compañeros o, incluso, su validez en el extranjero si queremos ejercer la profesión fuera de España.

Además de la formación mediante cursos, no nos podemos olvidar de la investigación personal. Un curso complementario no nos puede enseñar todo; debemos ir un poco más allá. A título de ejemplo, deberíamos considerar esencial conocer las distintas metodologías de enseñanza de ELE validadas con el paso del tiempo. Los postulados del Postmétodo (Kumaravadivelu, 1994) son muy válidos. Según el mismo, el profesor o la profesora puede optar por un método ecléctico que combine las prácticas de distintos enfoques y/o métodos en función de la realidad del aula. Por ello, para no caer en una posición reduccionista y creer que existe un único método infalible, debemos ampliar los conocimientos al máximo. Algunos manuales muy recomendables son, por ejemplo, los de Cortés Moreno (2000), Richards y Rodgers (2003) o Sánchez (2009). En efecto, nos ayudan a identificar nuestro objetivos pedagógicos, qué prácticas parecen haber funcionado a lo largo de los años y, en última instancia, reconocer nuestra visión sobre el aprendizaje de una lengua y la metodología más adecuada para satisfacer las necesidades de nuestros alumnos.

Junto con el máster universitario de Enseñanza de Español como Lengua Extranjera organizado por la VIU, también podemos asistir a jornadas, congresos, seminarios, webinarios y demás eventos que organizan los docentes de ELE, seguir las redes sociales de algunos pedagogos y docentes o consultar los blogs y revistas sobre ELE disponibles en línea.

Por último, una vez tengamos la formación adecuada, lo único que queda es… ¡lanzarnos a la piscina! Para empezar en el mundo laboral como profesor o profesora de ELE, podemos ganar experiencia haciendo voluntariados, prácticas o solicitando una beca o estancia en el extranjero. En la bibliografía de esta entrada incorporamos más información sobre ello. Posteriormente, también podemos recurrir a los portales de búsqueda de empleo o comenzar por dar clases particulares o en línea.

Referencias bibliográficas

Cortés Moreno, M. (2000). Guía para el profesor de idiomas: didáctica del español y segundas lenguas. Barcelona: Octaedro.

Kumaravadivelu (1994). The post-method condition: Emerging strategies for second/foreign language teaching”. TESOL Quarterly 28, pág. 27-48

Richards, J., C. y Rodgers, T., S. (2003). Enfoques y métodos en la enseñanza de idiomas. Traducción de José M. Castrillo, edición española a cargo de Álvaro García y Josep Mas. Cambridge: Cambridge University Press, 1998.

Sánchez, A. (2009). La enseñanza de idiomas en los últimos cien años: métodos y enfoques. Alcobendas: SGEL.

Portales de búsqueda de empleo

Beatriz Reverter Oliver

Profesora del Grado en Traducción e Interpretación de la Universidad Internacional de Valencia