Google es una fuente importante de tráfico, y, por eso, ocupar un lugar destacado en los resultados de búsqueda es fundamental. Pero, en ocasiones las empresas experimentan una pérdida de posicionamiento en Google que les complica la atracción de visitantes, y, por tanto, reduce sus oportunidades de contactar con prospectos que se puedan convertir en clientes.

Este retroceso no siempre se debe a los cambios de algoritmo en el motor de búsqueda, sino a otras causas que hace falta conocer para poder encontrar soluciones lo antes posible.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia