Las noticias falsas ya hace tiempo que están siendo denunciadas y se está pidiendo a las principales fuentes de difusión de información que las eliminen de sus conversaciones. Estas noticias falsas han sido denunciadas especialmente a Facebook, por su alto nivel de penetración en la Sociedad.

Hasta hace poco, las redes sociales y los buscadores han hecho oídos sordos a las peticiones de aplicar un código ético a la difusión de noticias, eliminando aquellas que sean denunciadas por ser falsas. Técnicamente sería muy sencillo, pues ya se hace con imágenes de contenido sexual o de incitación a la violencia o al terrorismo.

El problema es que precisamente esas noticias son de mucha actualidad y atraen a muchos lectores, a los que se puede bombardear con publicidad y en consecuencia acumular cuantiosos ingresos por este concepto.

¿Pero por qué se generan noticias falsas?

Se podría pensar que el motivo es puramente económico: atraer lectores y generar beneficios por publicidad. Pero ese es el motivo por el que no son eliminadas por los foros y redes sociales.

Lo que debe preocuparnos es la verdadera motivación de quienes las generan, porque no estamos hablando de noticias tan falsas que son fácilmente identificables como una sátira, en general con intención de provocar la risa del lector, y su difusión en las redes sociales de los amigos y compañeros con los que se quiere compartir el rato divertido que hemos pasado leyéndolas.

Las noticias preocupantes son aquellas que siendo falsas, podrían ser ciertas, porque reflejan una realidad paralela, perfectamente posible, si alguien tomase una decisión o rol diferente en un escenario actual. Esto hace que las personas mal informadas se las puedan creer sin dificultad, especialmente si están respaldadas por una línea editorial conocida (generalmente bien informada) o una fuente con muchos seguidores.

Su objetivo es precisamente ese, hacer creer a los lectores que la realidad paralela que reflejan las noticias falsas es LA REALIDAD VERDADERA. Los casos más conocidos han sido los de la elección del presidente Trump de USA y el Brexit de UK, pero hay muchos más, que se han usado para generar desconcierto entre accionistas y provocar fluctuaciones de valor en acciones, que han sido aprovechadas por los generadores de las falsas noticias para obtener beneficios con su compra-venta en la Bolsa.

¿Por qué son efectivas?

Una de las estrategias para conseguir la eficiencia de estas noticias es algo que el nuevo reglamento general Europeo de protección de datos (RGPD o en inglés GDPR) prohíbe explícitamente: el perfilado de usuarios.

El perfilado de usuarios permite conocer sus costumbres, su comportamiento en la red Internet, y gracias a ello, usar el lenguaje y los canales de difusión de las noticias que llegarán más fácilmente a un perfil de usuario determinado. En el caso de las votaciones, intentarán generar noticias falsas que lleguen principalmente a los votantes indecisos, incitándoles a decantarse por una opción u otra. Al mismo tiempo, la discriminación de los destinatarios hace que la noticia no llegue fácilmente, o lo haga con una menor velocidad de penetración a lectores con un perfil diferente al deseado, evitando de ésta forma que esos destinatarios no deseados denuncien la noticia como falsa, antes de que haya alcanzado una difusión masiva.

La prohibición de perfilado de usuarios por parte del GDPR se ha pensado para evitar la indefensión de los ciudadanos frente a publicidad diseñada para un público objetivo muy concreto, con el que el lector se pueda sentir tan identificado, que la tentación de compra sería muy grande. Pero en realidad, esa facilidad de convencimiento hemos visto que también se está usando para convencerles de otras cosas, como votar una determinada opción, o solidarizarse con ciertas ideas, o vender ciertas acciones.

¿Cómo se puede limitar su eficiencia?

Los investigadores de ciberseguridad están desarrollando herramientas para detectar el perfilado de usuarios, que consisten básicamente en generar perfiles de usuario en redes sociales, o simplemente en el historial de navegación o mediante introducción de palabras clave en correos electrónicos o búsqueda en Internet, para acumular cookies y transmitir información típicamente asociada a un perfil de usuario concreto: rico o pobre, hombre o mujer, estado civil, paternidad, aficiones, deportista, perfil político, sociológico, religioso, cultural, etc.

Una vez entrenado el navegador o la red social, se analizan las noticias y anuncios publicitarios recibidos. Si son diferentes en función del perfil usado, es evidente que se está perfilando al usuario.

El paso siguiente es analizar el contenido de las diferencias en la publicidad o noticias, para determinar si están orientadas a:

  1. mejorar la experiencia del usuario, filtrando información interesante a ese perfil y por tanto ahorrándole tener que leer noticias poco interesantes para él o ella; o
  2. tienen intenciones discriminatorias, ocultando ciertas informaciones o noticias, o ofreciendo productos o servicios presuntamente atractivos para ese perfil de usuario a un precio superior al que podrían conseguirlo usuarios de otros perfiles, u ofertas de trabajo en condiciones menos ventajosas, si presuponen que ese perfil las aceptará porque el trabajo le interesa especialmente.

Tanto en la toma de decisiones de perfilado de usuarios, como en las de detección de perfilado malicioso, se emplean herramientas de análisis de fuentes abiertas de datos, inteligencia artificial, aprendizaje de máquinas, etc. Su objetivo es conseguir la máxima eficacia, tanto en los ataques como en la identificación de las malas prácticas y su denuncia pública y la concienciación de los usuarios de los riesgos a los que se enfrentan si no luchan contra ese perfilado malicioso.

Autor

Manel Medina

Director en la UPC del Máster en Seguridad Informática UPC-VIU