Una de las claves del éxito de los teléfonos inteligentes es la posibilidad de contar con aplicaciones específicas. El desarrollo de app para móviles es una herramienta muy útil para empresas y emprendedores. De hecho, a diario aparecen nuevos programas, algunos con mayor éxito que otros.

Si te has planteado la posibilidad de crear tu propia aplicación, puede que te surjan muchas dudas. Estos son algunos pasos importantes para llevar a buen término un proyecto como este.

 

Marcar un objetivo claro

Dejando a un lado el hecho de que hace falta una idea para el desarrollo app, un paso muy importante es tener claro lo que va a ofrecer que sea diferente al resto. Para ello deben analizarse 3 puntos:

  • Qué funciones tendrá la aplicación.
  • Cuál será su principal atractivo, para que una vez que el usuario la instale no acabe por borrarla en poco tiempo.
  • Qué necesidad o necesidades puede cubrir la app, y cuáles no se cubren en la actualidad.

Aclarar estos puntos es fundamental, ya que el desarrollo de la aplicación será más rápido y puede tener un coste menor.

 

Analizar la demanda

Saber cuál es el mercado interesado en instalar la app es otro aspecto fundamental. Para ello se puede hacer una búsqueda de cuestiones relacionadas con la idea, y saber si hay usuarios realmente interesados en encontrar una solución a determinado problema.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Otro modo de saber cuál es la demanda de esta idea es mirar en la tienda de aplicaciones, y ver cuáles se pueden mejorar de algún modo. Algunas tienen éxito porque son las únicas que hay o apenas existen otras similares.

En este caso, lo importante es pensar si el desarrollo app que estamos tratando de lanzar es realmente capaz de mejorar lo que hay disponible.

 

Preparar bocetos para el desarrollo app

Antes de empezar a desarrollar el código, es importante saber qué apariencia tendrá la aplicación. Por ello, deben hacerse bocetos de diseño, con los que hacerse una idea más clara de qué paleta de colores, ubicación de las funciones y otros elementos funcionarán mejor.

A medida que se avance en la tarea, pueden surgir nuevas ideas, que se pueden incorporar a un primer diseño o esbozar en otro y comparar después cuál es el resultado de cada uno.

 

Crear una versión beta

Una vez que se ha planificado, el desarrollo de app debe ponerse a prueba antes de subirlo a la tienda de aplicaciones. Lo ideal es crear una versión de prueba e instalarla en diferentes dispositivos. Familiares, amigos y personas implicadas en el proyecto pueden identificar fallos y comentar sus impresiones. De este modo se puede ir puliendo el programa hasta que esté listo para uso general.

 

Lanzamiento de la app y análisis continuo

Una vez pulidos todos los detalles, es el momento de publicar la aplicación en la tienda correspondiente. Una vez que se apruebe, estará a disposición del público, que podrá votar y comentar lo que le parece el desarrollo.

Algo importante también es tener en cuenta que una app siempre puede mejorar. Si hay algo que interesa incorporar para cubrir mejor una necesidad, es importante hacerlo cuanto antes. Solo así se puede asegurar el éxito de la aplicación.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia