La sobredotación es independiente de grupos sociales, étnicos y culturales. Los niños con altas capacidades necesitan atención y en este sentido la respuesta que se da y, que esta sea acertada a sus necesidades, depende de un reparto equitativo y justo de los recursos. Cuando se considera erróneamente que los niños con altas capacidades necesitan recursos elitistas, entonces se está sacrificando sus posibilidades potenciales de expansión intelectual ya que en muchos casos no pueden recurrir a una ayuda especializada.

Según las estadísticas, en España, alrededor del 2% de la población presenta estas características. Además, se cifra en cerca de 300.000, el número de alumnos potencialmente con altas capacidades, pero apenas unos 2.000 han sido diagnosticados (López; Beltrán; López y Chicharro, 2000).

El problema con el que se encuentran familias y profesionales es la dificultad que existe para la identificación temprana y el diagnóstico. En definitiva, se trata de niños con una aptitud de inteligencia general y creatividad superior a la media : El este de la Campana de Gauss como se puede ver en el documental propuesto.

IQ score Gauss

El Centro de identificación, seguimiento, formación e investigación en el campo de la superdotación y el talento (Centro Huerta del Rey) realiza la identificación siguiendo tres criterios:

CRITERIO A: (1) Funcionamiento intelectual significativamente superior a la media, (2) La capacidad intelectual general se define con el cociente de inteligencia (CI o equivalente de CI, superior a 130) obtenido por la evaluación de uno o más Tests de Inteligencia normalizados, efectuados individualmente.

CRITERIO B: Va asociado a: (1) Una mayor madurez en los Procesos de Información (Memoria Visual y Percepción Visual), (2) Desarrollo de la Capacidad Metacognitiva precoz (aproximadamente desde los 6 años), (3) "Insight" en la Resolución de Problemas, (4) Creatividad, (5) Motivación Intrínseca para el Aprendizaje, (6) Precocidad y (7) Talento.

 CRITERIO C: (1) La superdotación intelectual debe manifestarse durante la etapa de desarrollo, implica que se manifiesta desde la concepción hasta los 18 años.

  

Tabla 1. Signos de sospecha en el desarrollo (Fuente: García-Ron y Sierra-Vázquez, 2011)

12 meses-4 años  4-6 años  6 años en adelante
  • Facilidad de obtención
  • Desarrollo precoz del lenguaje
  • Mantiene una conversación (2 años)
  • Control de esfínteres (2 años)
  • Conoce los colores (2 años)
  • Memoriza cuentos, canciones y oraciones (2,5 años)
  • Dibuja la figura humana (2,5 años)
  • Interés por lo que le rodea, frecuentes preguntas
  • Curiosidad e interés por aprender
  • Realiza puzzles de 20 piezas (2,5 años)
  • Cuenta hasta 10 (2,5 años)
  • Lee con facilidad (4 años)

 

  • Se relaciona con adultos y niños mayores que él
  • Disfruta leyendo cuentos y libros
  • Curiosidad insaciable
  • Comprensión rápida e intuitiva

 

  • Vocabulario amplio
  • Gran memoria a largo plazo
  • Comprende y maneja conceptos
  • abstractos complejos
  • Habilidad para recordar problemas no resueltos
  • Habilidad para hacer conexiones entre distintos conceptos
  • Placer en plantear y resolver nuevos problemas

 

Siguiendo a Renzulli, los niños con altas capacidades manifiestan tres rasgos: inteligencia, creatividad y motivación. Por lo tanto, los centros escolares deben enfocar la intervención con estos niños de forma especializada formando a los profesores en el complejo abordaje desde una óptica de atención a la diversidad. Pero, además es necesario que a nivel legislativo se plasmen las medidas necesarias con el fin de prevenir el fracaso escolar u otros problemas asociados derivados justamente de la falta de atención especializada o de una atención insuficiente.

Según Sánchez Manzano (2003), los profesores         que están con niños con altas capacidades deberían tener unas características propicias como: saber entender las peculiaridades de estos niños, ser flexible para dar respuestas a las necesidades, tener competencia para poner en marcha un programa especializado, tener capacidad para experimentar con lo desconocido, tener capacidad para admitir los errores, permitir la creatividad del niño, ser flexible a materiales nuevos y de innovación, ser capaz de desarrollar aprendizajes participantes, ser capaz de trabajar con el método inductivo y por descubrimiento, entre otras.

El largo peregrinaje al que se enfrentan las familias para conseguir esta atención requiere que se aborde como un intervención interdisciplinar en el que se atienda tanto las necesidades del niño/a como de su familias y del propio centro educativo.

Documental: Al este de la Campana de Gauss

ENTREVISTA: Javier: 'Mi hijo ha sufrido acoso escolar por tener altas capacidades'
http://cadenaser.com/programa/2015/03/19/hablar_por_hablar/1426722331_480076.html

Referencias. Para saber más:

Proyecto de Identificación Temprana para alumnos superdotados de Yolanda Benito y Jesús Moro, publicado por el Ministerio de Educación y Cultura de España, Madrid, 1997.

García-Ron, A, y J. Sierra-Vázquez (2011). Hablemos de...Niños con altas capacidades intelectuales. Signos de alarma, perfil neuropsicológico y sus dificultades académicas. An Pediatr Contin. 9(1):69-72.

López Andrada B, Beltrán Palacio MT, López Medina B, Chicharro Villalba D. (2000) CIDE: Alumnos precoces, superdotados y de altas capacidades. Madrid: Centro de investigación y documentación educativa (CIDE). Disponible en:

http://redined.mecd.gob.es/xmlui/handle/11162/62317

Robinson NM, Olszewski-Kubilius PM. (1997). Niños superdotados y talentosos: temas para pediatras. Pediatr Rev. 18:83-90.

ENLACES WEB:

http://www.centrohuertadelrey.com/

http://www.instituto-innis.com/

http://cty.jhu.edu/espanol/

http://aesac.foroactivo.com/login

http://fundacionbelen.org/