Uno de los productos que están más de moda en los últimos tiempos dentro de las plataformas LMS y, en general, de las acciones educativas asociadas a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) son los MOOC, siglas que responden al término anglosajón Massive Online Open Courses y que podría traducirse en español como Cursos Abiertos Online Masivos.

formación on line

En términos generales, los MOOC pueden definirse como cursos gratuitos de contenido básicamente multimedia que son puestos a disposición del público general a través de la red de una manera libre para que cualquier interesado, siempre que disponga de un punto de conexió con un acceso a Internet, pueda acceder a los mismos y realizarlos en su totalidad.

Las iniciativas MOOC han alcanzado un gran prestigio en poco tiempo al tratarse de formación digital de calidad, elaborada en base de programas formales, con temarios impartidos por profesores universitarios y avalados por las instituciones que los emiten, entre las cuales se encuentran varias de las universidades más importantes del mundo.

Estos cursos proporcionan una acreditación a los alumnos que los finalicen con éxito. Pese a todo no son considerados reglados, por lo que no tienen una consideración oficial.

 

Características diferenciales

Las principales novedades y elementos diferenciales de los cursos MOOC respecto al resto de oferta formativa on line disponible es la siguiente:

  1. Al ser cursos libres se consigue que los materiales y el conocimiento superen una circunscripción exclusivamente académica, adquiriendo una visibilidad y disponibilidad mucho mayor de la que tenía anteriormente.
  2. Los MOOC promueven la participación y la colaboración. aprovechando las diferentes herramientas tanto de difusión y participación (redes sociales, foros, etc.), como de publicación de nuevos contenidos (apuntes creados por los alumnos en Google Docs o blogs personales).
  3. Máxima interactuación entre profesores y alumnos, lo que implica una mejora continua de la calidad de los contenidos y de los ejercicios prácticos. Por otro lado se proporciona un entorno en el que aumentar el número de contactos con personas interesadas en los mismos temas e incluso con aquellos expertos que ponen su conocimiento a disposición del público.
  4. Prestigio en constante crecimiento. La mayoría de iniciativas que siguen el modelo MOOC en sus diferentes vertientes provienen de importantes universidades como Stanford, MIT, etc. El hecho de que detrás del curso se encuentren «marcas» importantes y de renombre (tanto de profesores como a los propios centros de enseñanza) hace que el valor que tienen y las garantías de calidad que proporcionan aumenten de manera significativa y exponencial.

El origen de este tipo de cursos se podrían situar inicialmente en las iniciativas OpenCourseware propuestas por el MIT en el año 2002 , que posteriormente se materializaron en interesantes plataformas como la OpenCourseware Consortium. A partir de ese momento, muchos centros educativos de alto prestigio han desarrollado y puesto a disposición del público sus cursos siguiendo este modelo. Sin duda alguna, la iniciativa OpenCourseware supuso el primer desarrollo serio en la dirección de ofertar conocimiento gratuito mediante cursos por Internet.