La rutina diaria de cada uno de nosotros hace que nos despertemos cada día, pongamos el piloto automático y no tengamos tiempo para nosotros mismos ni para disfrutar de cada momento. Te contamos en qué consiste el mindfulness y qué ejercicios puedes hacer en casa para relajarte.

El mindfulness o atención plena es una forma de meditación que centra su atención en el momento presente, en el aquí y ahora. Seguramente te ha ocurrido en alguna ocasión que subes en el metro para ir a trabajar y no recuerdas nada del trayecto. La atención plena te permite poner todos los sentidos alerta para ver lo que sucede alrededor en lugar de centrarte en tus pensamientos.

 

Minfulness: ejercicios de ejemplo

A continuación te proponemos algunos ejercicios de mindfulness que te permitirán relajarte y disfrutar además de ayudarte a concentrarte y mantener el foco.

Practica la ducha consciente

Por la mañana o por la noche, o cada vez que te duches, abre tus cinco sentidos y aprecia el momento: el agua cayendo por tu cuerpo, las gotas que empapan tu pelo, el olor del jabón, el tacto de la espuma. Disfruta del momento y aprecia cada detalle.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Enfoca tu respiración durante un minuto

Este ejercicio lo puedes hacer cada día y en cualquier momento. El objetivo es que te centres en tu respiración durante un minuto. Inspira lentamente por la nariz, deja que tu vientre absorba el aire y luego suéltalo despacio por la boca. Cada vez que surjan pensamientos que te distraigan, vuelve a centrar tu atención en la respiración. Verás que poco a poco mejoras y logras mantener la atención.

Mira de forma consciente

En muchas ocasiones nos rodeamos de objetos, pero no los miramos. Elige un objeto que haya a tu alrededor: una ventana, un banco del parque o un vagón de tren. A continuación, fíjate en cada detalle y verás cómo los pensamientos dejan de invadir tu mente poco a poco para dejar que te concentres en ese objeto.

Ejercicio con atención plena

Si te gusta el deporte debes saber que la práctica de una actividad física puede ser una ocasión perfecta para hacer ejercicios de minfulness. Concéntrate en tu forma de respirar, en las posturas que adoptas, en cómo te mueves, en tus músculos y en tu manera de moverlos.

Descansa  paseando o dibujando

Seguramente pasas mucho tiempo delante del ordenador y debes tener en cuenta que es importante descansar cada cierto tiempo (dos horas, por ejemplo). Puedes levantarte y dar un paseo fuera de la oficina mirando los árboles concentrándote en las hojas o en el viento que las mueve, o puedes sacar una hoja en blanco y disfrutar dibujando lo que se te ocurra. Deja volar tu imaginación y no te preocupes de la técnica, lo importante es que te enfoques en el dibujo.

Evalúa tu cuerpo cada cierto tiempo

¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Tienes sed o hambre? ¿Te duele algo? Estas preguntas de ayudarán a autoevaluar tu cuerpo para conocer las señales que te da e interpretarlas. El foco es tu cuerpo, así que abre tus oídos y escucha.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia