Imagina que al acostarte te invadiera el terror a quedarte dormido por miedo a morir o a que te pase algo malo. Para muchas personas el miedo a dormir es algo real y que afecta enormemente a su vida y a su salud. ¿Sabes en qué consiste la hipnofobia y cuáles son sus síntomas y tratamiento? Te contamos todos los detalles.

 

¿Qué es la hipnofobia o miedo a dormir?

La hipnofobia es una fobia relativa al hecho de irse a dormir. Las fobias son trastornos que se asocian a un miedo irracional a un animal, una situación o un objeto. Por lo general, es fácil evitar la fobia porque el estímulo no suele aparecer con frecuencia, por ejemplo, en el caso de la fobia a volar o de la fobia a las arañas.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Pero, en el caso del miedo a dormir el estímulo aparece cada día y produce efectos negativos en la persona ya que no logra descansar, y el problema se reproduce día a día.

Puede darse en personas de cualquier edad y, generalmente, supone un miedo a quedarse dormido y morir o a tener pesadillas. Suele tratarse de personas que han vivido experiencias negativas relacionadas con el sueño.

 

¿Qué síntomas tiene el miedo a dormir?

 Los síntomas aparecen en el momento en que la persona se prepara para irse a la cama o ya está en la cama intentando dormir. Las personas que padecen esta fobia sienten ansiedad, nerviosismo y, en los casos más graves, pánico. En otros casos, algunos pacientes, también han sentido temblores, náuseas, sudoración o vértigo.

La falta de sueño produce, además, cansancio y baja energía para la actividad diaria, por lo que puede causar absentismo laboral, aislamiento, depresión.

 

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la fobia a dormir se puede realizar desde distintos puntos de vista. Estas son las áreas en las que se suele trabajar:

  • Gestión de la ansiedad. Para lograr controlar los ataques de ansiedad que produce el miedo a dormir, suelen utilizarse técnicas de relajación para gestionar la respiración y centrar la atención en ella.
  • Desensibilización. Consiste en exponer a la persona de forma gradual a la situación que le produce miedo, de forma que el miedo desaparezca poco a poco.
  • Psicoanálisis. Las terapias psicoanalíticas pueden ser muy útiles para hacer frente al miedo a dormir y descubrir la causa que lo produce. Puede que sea un evento ocurrido durante la niñez, por ejemplo.
  • PNL. La Programación Neurolingüística, se utiliza para modificar los pensamientos que originan creencias erróneas en la persona que padece miedo a dormir, por ejemplo, “si me duermo, me puedo morir”.

 

El tiempo de recuperación puede variar mucho de un paciente a otro, dependiendo, también del tipo de terapia que se utilice. En ocasiones, se combinan varias técnicas para lograr que la persona supere definitivamente el miedo a dormir.

Tal y como has podido ver, se trata de una fobia que puede tener importantes consecuencias en la vida de una persona y alterar muchos aspectos de la salud.

 

Ebook GRATIS: Psicología

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia