En 1995, Goleman definió la inteligencia emocional como la capacidad de conocer las propias emociones, saber regularlas, reconocer las emociones de los demás, saber motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que establecemos con otras personas y con nosotros mismos; asimismo estimó que esta representa el 80% de éxito en la vida. Son muchas las investigaciones que están demostrando sus beneficios y por ello durante las últimas décadas se está desarrollando en distintos ámbitos.

En el ámbito educativo, la educación emocional pretende potenciar el desarrollo de estas competencias, consideradas competencias básicas para la vida (Bisquerra, 2009), como elemento esencial del desarrollo humano, con el objetivo de capacitarlo para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social (Bisquerra, 2000: 243).

Dentro de este marco, el libro “Mètode de creixement emocional: aspectes, tècniques i estratègies d’autoaplicació” (Montserrat, 2017) proporciona un método de crecimiento emocional que ofrece un conjunto de herramientas para la gestión de las emociones, fomenta el autoconocimiento y la introspección para liberarnos de creencias limitantes, bloqueos y miedos, a la vez que favorece el desarrollo de estrategias para cultivar la calma, el amor y la felicidad.

De hecho, antes de que los adultos podamos abordar una educación emocional de calidad con el niño, será necesario que seamos conocedores de nuestra propia educación emocional, que seamos conscientes, reflexionemos y llevemos a cabo una transformación sanadora de las propias emociones. Por lo tanto, este manual resulta indispensable para docentes, familias y cualquier persona interesada en el bienestar y crecimiento personal.

El libro se convierte en un manual de apoyo durante el propio proceso de crecimiento emocional que lleva a cabo el lector, el cual puede ser guiado a través de un curso de crecimiento personal impartido por la autora. Por lo tanto, resulta ser una guía para que uno pueda educar sus emociones, cuyo proceso mejorará su propio bienestar emocional y las relaciones con las personas de su entorno.

Este se estructura a través de una serie de bloques en los que se presenta el método de crecimiento emocional. El primer bloque trabaja la conciencia e identificación de las emociones y describe una serie de técnicas de autoconciencia emocional. El segundo bloque profundiza en la aceptación y gestión de las emociones y propone el entrenamiento en una serie de técnicas para aprender a gestionar las emociones de manera positiva. Finalmente, el último bloque trata la autoestima, por lo que se propone aprender a liberarse de pensamientos limitantes y fomentar los pensamientos positivos y el optimismo. A lo largo de los bloques se va proponiendo la utilización de unas estrategias que permiten que el lector pueda valorar y reflexionar sobre los propios avances y proceso de aprendizaje que está llevando a cabo.

En definitiva, se trata de un entrenamiento para conocer las propias emociones, aprender a aceptarlas y gestionarlas de manera positiva.

 

REFERENCIAS:

Bisquerra, R. (2000). Educación emocional y bienestar. Barcelona: Praxis.

Bisquerra, R. (2009). Psicopedagogía de las emociones. Madrid: Síntesis.

Goleman, D. (1995). La inteligencia emocional. Barcelona: Kairós.

Montserrat, D. (2017). Mètode de creixement emocional. Aspectes, tècniques i estratègies d’autoaplicació. Castelló de la plana: Publicacions de la Universitat Jaume I.

Salovey, P. y Mayer, J. D. (1990). Emotional intelligence. Imagination, Cognition, and Personality, 9, 185-211.

Os invitamos a ver el vídeo del programa redes: Inteligencia emocional, de Elsa Punset.

Autor

Diana Montserrat Ferrer

Profesora colaboradora del Máster Universitario en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la Escuela.