Si bien algunos destinos serán más estables que otros, las crisis, actualizaciones normativas, desastres naturales u otros sucesos impredecibles pueden tener un gran impacto en una operación e incluso en el negocio al completo.

Pero reducir el riesgo es posible, también en mercados internacionales, si se siguen algunas mejores prácticas.

 

5 formas de reducir el riesgo comercial al operar en mercados internacionales

La planificación, la experiencia y una buena formación que aporte el conocimiento necesario para respaldar cada decisión resultan determinantes para moverse en mercados internacionales. Además, al iniciar una operación no hay que olvidarse de aplicar algunas mejores prácticas, como estas cinco:

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

  1. Tomarse el tiempo necesario para conocer a la otra parte. Antes de confiar en clientes extranjeros o socios comerciales, merece la pena rebajar el tempo de la transacción. Evitar las prisas y actuar con calma facilitarán un mejor conocimiento de la otra parte y minimizarán el riesgo de acabar siendo víctimas de actuaciones de mala fe, disputas o malentendidos.
  2. Comenzar despacio. Antes de invertir en grandes transacciones internacionales es preferible comenzar con pequeñas transacciones. Esta cautela permite ver si todo va bien y confirmar si la otra parte es confiable antes de poner más en juego.
  3. Hacer comprobaciones. Un paso imprescindible en las operaciones en mercados internacionales es realizar todos los controles básicos para asegurarse de que el cliente o socio es solvente. Además de la investigación que pueda hacerse a distancia es preciso desplazarse a su país para visitar sus instalaciones.
  4. Utilizar métodos de pago seguros. A menos que se haya mantenido una larga relación con un socio extranjero, es necesario protegerse. Cada empresa deberá elegir el método más apropiado y seguro para su situación. Entre ellos, se recomiendan la solicitud de pagos por adelantado o la obtención de una carta de crédito confirmada.
  5. Establecer una relación significativa. Una relación sólida y de confianza que facilita el intercambio comercial no tiene precio y, por eso, a todo empresario le interesa establecer buenas relaciones con sus socios y clientes. Si no existe un vínculo de confianza, el cliente podría decidir no pagar y poner al negocio en un aprieto.

La gestión de riesgos es un elemento esencial para apoyar la toma de decisiones en operaciones en mercados internacionales. Planificar y estructurar las transacciones, conocer las técnicas de negociación internacional, la documentación necesaria en este tipo de intercambios o el funcionamiento de las aduanas permite reducir significativamente la exposición al riesgo.

¿Tienes una oportunidad de expandir tu negocio en mercados internacionales? ¿Cuentas con las capacidades necesarias para actuar con rapidez, hacer las preguntas correctas e identificar los riesgos?

 

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia