Cuando hablamos del impacto que la Educación, las Tecnologías y la Innovación producen en los espacios formativos, comienzan a surgir conceptos claves y esenciales en dicho discurso: globalización, innovación o nuevas metodologías que explican el cambio y los nuevos retos a los que nos enfrentamos los profesionales de la educación.

Para poder situarnos en un contexto más amplio, os invitamos a recordar el concepto de Modernidad líquida acuñado por Bauman cuya teoría indica que lo único que permanece es el cambio.

https://youtu.be/PSWQEiDBqWw

Dentro de esta sociedad líquida, el impacto de las tecnologías y de la propia innovación conllevan nuevas formas de comunicarnos, de enseñar y de aprender que surgen, pasan y cambian de forma continua.

¿Por qué hablamos de líderes y de inspiración?

En la última década se ha incrementado el uso y la integración de las TICs en procesos

formativos, convirtiéndose en un requisito indispensable de calidad y reputación no sólo en los centros educativos. Gestores de formación corporativa, directores de equipos, profesionales del e-Learning y docentes de universidades online, entre muchos otros, demandan una formación y actualización profesional que les ofrezcan herramientas que garanticen el éxito de este proceso de aprendizaje y gestión formativa en continua transición.

Los cambios educativos y sociales van de la mano del avance de las tecnologías, por lo que necesitamos profesionales especializados en ello. En este sentido, el hecho de que el profesional de este área pueda adquirir una capacidad de liderazgo que inspire al resto de la comunidad, es la base para dar respuesta a nuevos retos de cooperación y crecimiento institucional.

Siempre hemos puesto el foco en la formación o capacitación docente para que los profesionales de la educación puedan, desde el aula, acercar la educación a la realidad del alumno en la que priman las tecnologías, las comunicaciones síncronas y asíncronas, la identidad digital, entre otras.

Sin embargo, dentro de las nuevas instituciones educativas la vía más eficaz de innovación y de calidad, es aquella que convierte a nuestros equipos de trabajo en un lugar en el que inspiramos para que TODOS contribuyan al cambio y a la mejora, tanto dentro como fuera del aula.

El líder que estamos buscando es aquel capaz de inspirar a los estudiantes, docentes y gestores a aplicar lo aprendido fuera y dentro del aula, en proyectos colaborativos y construyendo experiencias educativas que den sentido a la sociedad digital en la que nos encontramos. Siempre a través de la innovación y la tecnología.

Sólo los nuevos líderes en Educación, Tecnologías e Innovación podrán hacer frente a los retos del siglo XXI.

Características de un líder educativo

Os invitamos a reflexionar sobre una nueva propuesta o reto educativo en la que

seamos capaces de llenar las instituciones educativas de aquellos líderes que impulsen el cambio y que contemplen las siguientes capacidades:

  • Capacidad de entender y de manejar las tecnologías emergentes para formar e informar dentro de las Instituciones Educativas.
  • Capacidad de crear entornos accesibles y responsables de aprendizaje.
  • Capacidad de optimizar los datos que emergen en las diferentes plataformas o entornos virtuales de aprendizaje.
  • Capacidad de proponer los proyectos y herramientas adecuados en cada momento.
  • Capaces de asesorar a las instituciones en su inicio y desarrollo en innovación pedagógica y praxis educativa.

Estamos seguro de que en los próximos años el Liderazgo y la inspiración serán claves para el desarrollo y crecimiento de una educación de excelencia.

 

Silvia Lavandera Ponce

Directora del Máster en Educación, Tecnologías e Innovación de la VIU