Problemas psicológicos que causan sufrimiento a los seres humanos hay muchos, tantos que mencionarlos todos sobrepasaría el espacio dedicado a un artículo. Se considera que una de cada cinco persona en el mundo padece algún trastorno mental (Steel et al., 2014) y hay regiones en que las cifras justifican la utilización del término epidemia: solo en Europa 83 millones de personas fueron afectadas por algún problema psicológico en el año 2013 (OMS, 2014). ¿Cuáles son trastornos mentales más frecuentes? Para responder esta pregunta nos apoyaremos en los datos que periódicamente ofrece la iniciativa Encuestas de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud(WHO World Mental Health Surveys) que hasta el momento incluye datos de 28 países.  

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Tipos de problemas psicológicos más comunes

Más que de una alteración específica, en primer lugar hablaremos de tipos de problemas psicológicos más comunes. Una misma categoría incluye varios trastornos, aunque tengan una base común. Los tres tipos de trastornos mentales con mayor prevalencia en el mundo son:

  • Trastornos de ansiedad (TA): se caracterizan por la presencia de temores y preocupaciones extremas que no desaparecen con el tiempo y que interfieren con el normal desarrollo de la vida cotidiana. Existen diversos tipos de trastornos de ansiedad; entre ellos el TA generalizada, la fobia específica, el TA social, TA por separación, mutismo selectivo o el trastorno de angustia.

Se considera que la prevalencia de trastornos de ansiedad a nivel mundial está alrededor del 11%, aunque este dato varía considerablemente de una región a otra siendo mayor la prevalencia en países occidentales desarrollados.

  • Trastornos del estado de ánimo: aunque la mayoría asocia los trastornos del estado de ánimo a la depresión, en realidad esta categoría incluye aquellos problemas psicológicos que cursan con estados emocionales, ya sea depresión o manía, que afectan la vida de la persona tanto a nivel familiar como social. Este grupo de alteraciones mentales incluye el trastorno depresivo mayor, el trastorno bipolar, distimia, trastorno disfórico premenstrual o el trastorno afectivo estacional.

Se considera que una de cada 10 personas en el mundo tiene un trastorno del estado de ánimo. El suicidio, una de las consecuencias más extremas de la depresión, anualmente se cobra 800 000 vidas en el mundo.

  • Trastornos por externalización (o externalizados): comunes en la infancia y adolescencia, su incidencia va disminuyendo con los años. Se caracterizan por la incapacidad de quien los padece de controlar su comportamiento en función de las normas sociales que imperan y de las expectativas de padres, profesores o el grupo de iguales. Las personas con algún trastorno por externalización suelen mostrarse negativas, impulsivas, molestas y hasta agresivas.

Bajo esta categoría se agrupan alteraciones como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastorno oposicionista desafiante, trastorno de conducta y el trastorno explosivo intermitente. Solo este último se estima que puede estar afectando entre el 4% y el 6% de la población.

Si en lugar de fijarnos en los tipos de problemas psicológicos más comunes, llevamos nuestra atención hacia problemas psicológicos individuales, los estudios de la OMS indican que los más comunes de todos son las fobias específicas seguido del episodio depresivo mayor. El tercer lugar lo ocupa el trastorno de ansiedad social.  

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia