¿Qué tienen en común las abejas, las hormigas, los lobos, los leones y los gansos? ¿Qué podemos aprender de ellos en las empresas?

Son animales. Pero, además, todos trabajan en equipo: las abejas comparten el néctar, las hormigas hacen la labor que mejor saben, los lobos cazan en grupo, los leones se coordinan para cazar y los gansos vuelan formando una “V” para apoyarse mutuamente y ser más eficientes en vuelo.

En las empresas, el trabajo en equipo aumenta la eficacia y la productividad, (Bohórquez y Cruz, 2012) y hay programas de mejora del mismo como el entrenamiento (Arias et al., 2015). Cuando hablamos del trabajo en equipo confundimos los conceptos, entendemos equipo como grupo, creemos que un conjunto de personas ya es un equipo. Pero, son diferentes. Y, la empresa necesita equipos y no grupos.

El equipo es un conjunto de personas interrelacionadas que se organizan para llevar a cabo una determinada tarea, el grupo se refiere a ese conjunto sin considerar la tarea para la que han formado un conjunto, considerado en su totalidad.

Pero para que un conjunto de personas se convierta en un equipo necesita cumplir unos requisitos:

  1. Los miembros reconocemos que nos necesitamos los unos a los otros y sin esa necesidad que tenemos entre nosotros es improbable poder llevar a cabo los objetivos previstos. Esto es; el sentido de interdependencia.
  1. Además, es necesario que el equipo tenga una identidad propia que le defina y le dé coherencia, porque va a ser precisamente ese sentimiento de coherencia es el que nos va a identificar como equipo.
  1. En el equipo tiene que haber una interacción entre sus miembros (la interdependencia se materializa por medio de la interacción y ésta genera una identidad común que es el motor del equipo).

“Ninguno de nosotros es tan listo como nosotros”. Tenemos que darnos cuenta de que 2 más 2 no son 4, son 5, porque lo importante es el resultado final. Lo llamamos sinergia, el resultado final de nuestros esfuerzos.

La sinergia es el resultado de la interacción de fortalezas y debilidades de los integrantes de un equipo haciendo que el resultado conjunto sea multiplicador o exponencial y no solo sumatorio.

En equipo conseguimos superar los puntos menos fuertes de unos mediante los fuertes de otros. El resultado del conjunto es positivo y mayor que la suma de esfuerzos individuales. Es necesario que los miembros reconozcamos las posibilidades ajenas, y que no demos por definitivas las debilidades propias. La sinergia exige el esfuerzo individual de todos.

Para trabajar en equipo, necesitamos desarrollar las “5 C” y que explicamos con frases de personajes famosos:

  • Complementariedad: “El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen”. Rabindranath Tagore.
  • Coordinación: “Cada movimiento supone la coordinación de manos, pies y cerebro”. Bruce Lee.
  • Comunicación: “La forma en la que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas”. Anthony Robbins.
  • Confianza: “La confianza sirve en las conversaciones más que el ingenio”. Françoise de la Rochefoucauld.
  • Compromiso: “El compromiso es un acto, no una palabra”. Jean Paul Sartre.

Todas estas habilidades enseñamos a desarrollarlas en el Master Universitario en Administración y Dirección de Empresas (MBA) de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

Complementariedad, coordinación, comunicación, confianza y compromiso. Lo hacen algunos animales, así que… ¡hagamos el ganso!

Vídeo: “Volar como los gansos”

https://youtu.be/YaXzUMomf9c

Bibliografía

Arias, A. C. A., Idarraga, D., Giraldo, V., & Gómez, L. M. (2015). Efectividad de un programa para mejorar el trabajo en equipo en salas de cirugía. Revista Colombiana de Anestesiología, 43(1), 68-75.

Bohórquez, J. A. B., & Cruz, O. H. (2012). El concepto de equipo en la investigación sobre efectividad en equipos de trabajo. Estudios gerenciales, 28(123), 121-132.

Dra. María Escat Cortés .- Profesora del Máster Universitario en Administración y Dirección de Empresas (MBA) de la VIU