Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Los estudiantes toman mejores decisiones con una adecuada orientación

  • Por Antonia Martí Aras
  • 25 enero 2018

La falta de una adecuada orientación, se señala como uno de los factores principales de las altas tasas de abandono escolar y deserción Universitaria.

De acuerdo con coordinadora de Orientación Psicológica de la Universidad Privada del Norte (Lima), Piera Castañeda, el 46% de estudiantes busca cambiar de carrera principalmente por falta de orientación e información; por otra parte, David Monreal, fundador de la escuela de programación Skylab Coders, refiere que “una orientación previa adecuada evitaría que los estudiantes no tuvieran que esperar a empezar una carrera para saber si han acertado en su elección”.

En el actual contexto socioeconómico en el que la tasa de desempleo juvenil es de las mayores de la historia, y que solo trabajan 2 de cada 5 graduados, la necesidad de una adecuada y correcta orientación vocacional y profesional se hace más patente, entendida ésta,  ya no sólo para evitar el fracaso escolar y la deserción universitaria, sino entendida como un proceso de crecimiento personal que ayude a los adolescentes a encontrar un adecuado proyecto de vida profesional, según sus competencias e intereses, y por tanto obliga a la profesionalización y continua formación de los orientadores

Es necesario no sólo utilizar la orientación en los momentos decisivos de la vida académica, sino, que este proceso sea un acompañamiento durante la totalidad de la vida escolar, en el que aprendan a reconocer sus propios cambios, los de su entorno y que tomen conciencia de su propia identidad. En este proceso es conveniente  incluir no sólo a estudiantes sino también a las familias, que en muchas ocasiones tampoco saben cómo afrontar dichos cambios e incertidumbres, por la proliferación y diversificación de carreras y salidas profesionales, diversidad de curriculums educativos y por qué no decirlo, por los constantes cambios en materia de educación.

La adolescencia se caracteriza por ser una época de grandes avatares, dudas y búsquedas, en las que los estudiantes se sienten muchas veces abrumados ante los cambios y las decisiones a tomar, a veces por una falta de madurez personal otras por una identidad poco asentada., por lo que una buena orientación debe estar focalizada en guiar y conseguir que la persona sienta  finalmente  “autorrealizada“y que consiga ser, quien realmente quería ser. Uno de los métodos más usados para este fin es la técnica DAFO, en la que el alumno aprende a conocer sus fortalezas y oportunidades, a la vez que identifica sus debilidades y amenazas tanto personales como sociales, y así poder responder a los cuatro interrogantes básicos del proceso de orientación: ¿quién soy?, ¿dónde estoy?, ¿qué hacer? y  ¿cómo hacerlo?

Porque como dice Iriarte  (2004, p.25)  en su artículo “Orientar para la vida a través de la orientación para la carrera”  la finalidad de la orientación es “ayudar a integrar la comprensión de sí mismo y del contexto y aplicarla en la planificación de la vida con el fin de lograr las decisiones más apropiadas no sólo en relación a la inserción profesional sino también personal y social”

El Máster Universitario en Psicopedagogía que ofrece la Universidad Internacional de Valencia, está diseñado para titular adecuadamente a profesionales competentes en materia de  orientación vocacional y profesional, y poder ofrecer una correcta guía para la toma de decisiones.

Antonia Martí Aras

Docente colaborador del Máster Universitario en Psicopedagogía de la Universidad Internacional de Valencia (VIU)

 

Referencias:

  • Iriarte, C. (2004). Orientar para la vida a través de la orientación para la carrera. Estudios sobre educación 7, 21-32
  • Martinez Clares, P., Perez Cusó, F.J. y Martínez Juárez, M. (2014) Orientación profesional en  Educación Secundaria. Revista Electrónica Interuniversitaria de formación al Profesorado, 17, 57-71