Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

¿Qué es la observación no participante y qué usos tiene?

El concepto de la observación no participante hace referencia a un método de estudio que tiene diversas aplicaciones en diferentes ciencias, aunque, históricamente, ha destacado en las ciencias sociales y, especialmente, en sociología y antropología. La observación no participante se caracteriza por llevar a cabo el estudio de la materia u objeto estudiado sin participar con él. De este modo, se busca conseguir la mayor objetividad posible, ya que al no participar de forma activa con lo que se estudia, se puede observar en su estado natural sin que el investigador pueda alterar su naturaleza mediante el simple hecho de estudiarlo.

 

Tipos de observación no participante

Dentro de la propia observación no participante se pueden distinguir dos tipos de estudios: observación directa y la observación indirecta. En el caso de la observación directa, la investigación se centra en estudiar directamente el objeto sobre el que se va a ser investigado. Por el contrario, en el caso de la observación indirecta, el estudio del objeto a investigar se realizará a partir de documentación relacionada con dicho objeto, ya sean documentos gráficos, literarios, fotografías, trabajos de investigación anteriores, o cualquier otro tipo de documentación relacionada con el objeto investigado en cuestión.

 

Ventajas de la observación no participante

La observación no participante presenta una serie de ventajas a la hora de realizar una investigación si se la compara con la observación participante, que sería aquel estudio en el que el investigador sí que participa de forma activa con el objeto estudiado.

Descarga nuestra guía gratuita: Todo un Universo por descubrir. 8 datos asombrosos de la astronomía

La observación no participante presenta una mayor objetividad, que es uno de los requisitos para que un estudio pueda ser tomado como científico. En este sentido, es importante entender que ciertas disciplinas, como la antropología y la sociología, son especialmente sensibles a la subjetividad por parte del investigador. Esto no ocurre tanto en otras ciencias dedicadas al estudio del universo como serían la astronomía o las matemáticas. Sin embargo, el hecho de que cualquier objeto de estudio sea investigado desde una observación no participante, favorecerá la objetividad del estudio en cuestión.

 

Desventajas de la observación no participante

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la objetividad completa también puede suponer una serie de desventajas a la hora de realizar un estudio. En concreto, una observación no participante siempre va a conllevar un estudio segmentado, ya que no permite la comprensión de ciertos fenómenos de manera holística. Esto es especialmente importante en el estudio de ciertos grupos sociales, donde la observación participante puede dotar al investigador de una visión y perspectiva que le ayude a comprender mejor qué es lo que mueve a estos grupos a la hora de actuar de una determinada manera o de otra.

 

La observación no participante en la física cuántica

Como se puede comprobar, la observación no participante tiene una especial importante en las ciencias sociales, o incluso en la biología, ya que son disciplinas donde la interacción del investigador con el objeto estudiado puede alterar los resultados del estudio realizado. Sin embargo, también existe un caso muy extraño en las ciencias físicas en el que la observación no participante parece ser un elemento necesario para conseguir desentrañar los misterios del universo, y es la física de partículas.

Se ha podido comprobar que, cuando se realizan experimentos con partículas subatómicas en entornos controlados, los resultados son diferentes que cuando se observan en su estado natural. Esto se debe a las extrañezas de la física cuántica, que hace que el simple hecho de observar una partícula haga que se comporte de un modo diferente a cuando no se observa. Los científicos todavía no saben explicar cómo suceden estos fenómenos, ni por qué a veces pasan y otras no. No obstante, se trata de un ejemplo más de cómo la observación no participante puede favorecer unos resultados objetivos en una investigación más allá de las ciencias sociales y la biología.

 

CTA - Astronomía y Astrofísica