Extracto de la entrevista realizada por Ignacio de Castro Sanz para  Bandas y Tradición.

Ferrer Ferrán es uno de los compositores más destacados y prolíficos en el ámbito de música para banda. Su música es interpretada en numerosos festivales por bandas y orquestas tanto del ámbito nacional como internacional como la Orchestra d’Harmonie du Val d’Aosta en Italia o la Banda Sinfónica Simón Bolivar en Venezuela que dirigirá en los próximos días. Su música, que siendo bandística responde a una escritura marcadamente orquestal, podría calificarse de mágica. Al menos, así le gusta calificarla al compositor. Magia que tú, lector, puedes descubrir y percibir en obras tan existosas como ‘Las aventuras del Principito’ o ‘Pinocchio’.

[caption id="attachment_5000" align="alignleft" width="297"]el Principitito Imagen de "El Principito"[/caption]

Recientemente la revista Bandas y Tradición ha publicado una entrevista a Ferran Ferrer que nos permite conocer un poco mejor al compositor y su música. A continuación os ofrecemos un extracto.

¿Me podría dar su opinión sobre la música de banda?

La música es música y ya está, lo que cambia es el medio que hace sonar ese lenguaje, el instrumento. La música de banda, como dices, debe tener su lugar en los auditorios de conciertos, tanto como si de una orquesta sinfónica se refiera. Hoy en día ya existe numeroso repertorio original para banda u orquesta de vientos, que esto se debe interpretar en auditorios o teatros. Quizá la sociedad va evolucionando y cada vez estamos observando que las bandas tienen más público, quiero decir que a los conciertos que realizan las bandas asiste numeroso público, quizá un público que no asiste a los conciertos de las orquestas sinfónicas.

Todas las bandas deberían tener su programación anual, como siempre digo, bien y lógicamente programada, pensando en un publico y como no, también en los intérpretes que deben estos a su vez evolucionar.

No tenemos que envidiar nada las bandas de música a las orquestas sinfónicas. Cada uno tiene su papel, tanto una como la otra deben tener sus circuitos de conciertos y, música es música…, lo único que cambia es el “instrumento”.

Estoy completamente seguro que el futuro de la música es la música de banda sinfónica.

A lo largo de su carrera ha tenido muchos mentores, ¿cuál ha sido el que más ha influenciado en su carrera como músico? ¿y en la forma de componer?

Sin duda mi primer maestro, cuando tan solo tenía 6 años. Él fue el que me enseñó la “dura” vida de ser músico, él era Teodoro Castellano, ya un anciano, un hombre humano y gran músico que se ganaba la vida tocando el piano donde podía, en aquellos cines mudos de la época, acompañando grandes cantantes en las variedades, componiendo música para orquestas del momento, incluso de baile. Toda su vida dedicada a sobrevivir de la música.

Él me enseñó, a ser músico, a tocar el piano y todo lo que no se enseña en los conservatorios. Me enseñó a ser un músico práctico y solvente, haciendo infinidad de ejercicios mentales, de transporte, de primera vista…. Él me instruyó como si fuera a ser un pianista del cine mudo, donde la improvisación era la “madre del cordero”, o acompañar a las cantantes cuando te decían “bájame un punto que hoy estoy afónica”, entonces a transportar aquello que a primera vista debía tocar.

Todo ha cambiado y nada de aquello es necesario para vivir hoy de la música, pero esto ha hecho que mi habilidad, mi sabiduría, mis reflejos musicales y tantas cosas más, crezcan en mi persona y como él decía había que “llenar la despensa” de ideas para utilizarlas cuando fueran necesarias.

Luego ya en mi madurez apareció en mi vida el compositor holandés, Jef Penders. Él remató todo lo pendiente que dejó mi anterior maestro. Me enseñó la disciplina del trabajo, la constancia, el hacer siempre bien las cosas, el no conformarte con lo primero que te viene, sino investigar y llegar hasta el final para conseguir el propósito que te propones. Me enseñó a pensar antes de escribir nada y lo que más: a soñar, disfrutar y alucinar con el lenguaje de la música. Realmente a hacer “magia” con el mensaje de los sonidos. Siempre buscaba la felicidad en la música, para hacer feliz a quien la recibe (intérpretes/ público) me hizo ver y descubrir que al crear música, las técnicas eran el medio, lo importante era crear con el “corazón”.

Estos fueron mis dos grandes maestros, que junto con tantos más, Manuel Tomás, Perfecto García Chornet, Eduardo Cifre.., y muchos otros que no nombro, porque seguro que alguno se me olvidará, son los que han hecho y a quién les debo todo lo que soy.

Luis Serrano Alarcón, Oscar Navarro, Ferrer Ferran, son algunos de los baluartes de la composición en la música de bandas actual, ¿cree que esta generación de compositores esta a la cabeza de Europa?, ¿cree que nuestra música y que nuestros compositores están de moda?

Podría resultar un poco pretencioso, pero realmente sí, junto con otros muchos, claro. Estar a la cabeza de Europa supone una gran responsabilidad por todos nosotros, buscar la innovación y el tratar de superarnos todos los días hace conseguir este logro. No se trataría de una “moda”, se trata de escribir para una sociedad que necesita de ese lenguaje o literatura de banda que produce sensaciones. Si consigues emocionar tienes el éxito. La música no deja de ser un medio de comunicación, seducir y producir sentimientos en el público es lo que necesita hoy y siempre ha necesitado esta sociedad. Nosotros con la música lo logramos y por esto se nos interpreta tanto por el mundo.

En España hay una tradición por la música de banda como no hay en ningún otro país del mundo. ¿Qué importancia tiene este tipo de música para nuestra cultura?, y las administraciones y los gobernantes ¿le dan importancia al mundo de la música de bandas?

Las bandas de música están evolucionando, me atrevo a decir que: la música escrita para banda es el futuro de la música. Cada vez se compone más para esta formación. En una formación de vientos disponemos de un paleta de colores inmensos que no los tiene la orquesta, a su vez, las orquestas de vientos o bandas como queramos llamarlas, están más dispuestas para interpretar lo novedoso, lo que se escribe en el momento, cosa que las orquestas sinfónicas están ancladas a la música de antes. Del mismo modo, los directores afamados que dirigen las orquesta sinfónicas, no están por la labor de interpretar música actual, al contrario ocurre con los directores de las bandas, que están esperando a que el compositor creé alguna obra, para ellos inmediatamente hacer la primicia. Con todos estos argumentos y muchos más que no voy a citar en estas líneas por no extenderme demasiado, hacen y demuestran que el futuro está en las bandas de música…, en los conciertos de las bandas de música.

Las administraciones y gobernantes, supongo que hacen lo que pueden. Nunca es suficiente todo lo que dan a las bandas, pero no hay otra posibilidad. Ese empeño y amor a la música es lo que hace que continúe exitosamente.

Usted cuenta con mas de 100 composiciones, ¿De qué composición esta más orgulloso? ¿Con cuál ha disfrutado más en el proceso de composición?

Muy difícil es responder a esta pregunta, cuando todo sale de tu corazón. Da lo mismo la intensidad de la obra, la duración, la dificultad…, por pequeña que sea, como mi “CUENTO DE HADAS” o la más grandiosa como mi 3ª Sinfonía o 4ª “THE GREAT SPIRIT”, EL COLOSO”, “PINOCCHIO” o “LA PASSIÓ DE CRIST”. Todas ellas muestran un mensaje, un mensaje que llega a emocionar…, yo estoy satisfecho de todas, porque todas ellas cumplen su cometido, su función…, todas me provocan una excitación positiva.

Supongo que un compositor nunca deja de trabajar y siempre tiene ideas en la cabeza, actualmente, ¿en qué esta trabajando, nos puede adelantar algo?

Es cierto, mi cabeza siempre está en música desde que nací, podría decir que una vida dedicada a ella. Ahora mismo estoy componiendo un concierto un tanto curioso, me viene el encargo desde Italia y se va a titular DAVIDE E GOLIA, y va a tratar de un “Concert for Davide and Goliath Band”, para banda sinfónica pero con algunas novedades incorporadas y casi me atrevo a decir pocas escritas en el mundo, por su originalidad.

Tengo otro encargo que en Abril verá la luz y es encargada y escrita para las personas que tienen la enfermedad del Autismo. Pretendo hacer una composición “hermosa”, dulce, animosa y tratando de que con la escucha se encuentre la esperanza de la felicidad.

También para Tenerife me viene un encargo de un pasodoble que va dedicado a una asociación musical de allí. También debo hacer la orquestación de mi Concierto para Clarinete Bajo y Banda titulado THE CASTLE OF DR BASSCLAR, que se va a estrenar el día 30 de Abril bajo mi dirección en Huelva siendo la Banda Municipal quien interprete esta obra.

Mi 5ª Sinfonía está pensándose ya desde hace meses y está en proceso de bocetos y pensamiento…., en fin un “no parar”…., ahora mismo hasta tengo que pensar todo lo que tengo porque no lo recuerdo…., ah!, ahora me viene que tengo que hacer un cuento musical para banda sinfónica, también encargo de Italia y que me han propuesto titularlo y versarlo sobre el cuento EL GATO CON BOTAS…, pero el estreno de esto es para abril de 2016…

Esto en cuanto a la composición, en la dirección viajo de nuevo a Venezuela para dirigir a la Banda Sinfónica SIMÓN BOLIVAR, el próximo mes de febrero. En Marzo a Italia, en abril a Tenerife, Guipúzcoa y Huelva…, en mayo estoy de jurado en un certamen internacional de bandas en Italia. Esto como más inmediato, pero hasta el próximo año ya estoy con la agenda totalmente cubierta.

Por último, supongo que un compositor nunca deja de trabajar y siempre tiene ideas en la cabeza, actualmente, ¿en qué esta trabajando, nos puede adelantar algo?

Como he dicho antes, mi “Concert for Davide and Goliath Band” es lo que prima y debo terminar, luego todo lo que mencioné.

Pero quizá mi trabajo principal en este momento y siempre, es el de compartir emociones, el de hacer feliz a las personas siempre a través de la música, no sólo componiendo, sino dirigiendo o/e incluso charlando. Este es mi único objetivo y no sólo lo pretendo conseguir creando música, sino el día a día. A la música hay que amarla y en este sentido yo pienso que puedo aportar mucho, y por esto hago todo lo que hago, ese “sexto sentido” lo tenemos todos pero hay que tratar de encontrarlo y en ocasiones hay que rebuscar en el interior de nuestro cuerpo, nuestro pensamiento musical. En eso trabajo de diario con mis alumnos y con las personas que me siguen…., realmente me siento satisfecho, muchos lo descubren y de ese modo se encuentra “felices”…, ahí está la cuestión, la Felicidad en el ser humano.