¿Qué es la felicidad y cómo influye en la salud?

La felicidad, la meta que cada vez más personas queremos alcanzar en la vida, ha sido definida como un estado de satisfacción con la vida, siendo la alegría uno de sus componentes. Según la OMS, Bhután ha sido el primer país del mundo cuya política estatal se ha basado en la búsqueda de la felicidad. Además, su concepto de felicidad, más profundo que en occidente, engloba las necesidades espirituales, materiales, físicas y sociales de las personas. Por el contrario, en las culturas occidentales, el objetivo principal de nuestros gobiernos ha sido el crecimiento económico, y la felicidad se ha equiparado a consumismo. A pesar de esto, cada vez existe una mayor consciencia del estrecho vínculo y de la relación interdependiente entre la salud y la felicidad. Las personas felices tienen una mayor longevidad y experimentan una mejor salud que sus compañeros infelices ¿Por qué ocurre esto? Por una parte, la felicidad fomenta conductas de cuidado personal como son una buena alimentación y el ejercicio físico. Además, diversos estudios han mostrado que los estados de ánimo positivos reducen las hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol, y mejoran el funcionamiento del sistema inmunitario.

¿Cómo influye el estrés crónico en la salud y la felicidad?

Todos necesitamos experimentar cierto grado de estrés, ya que, de forma puntual, permite al organismo movilizar los recursos necesarios para afrontar una situación con éxito, por lo que es adaptativo y necesario para nuestra supervivencia. El problema surge cuando el estrés se alarga en el tiempo. En occidente, la incidencia del estrés crónico es cada vez mayor debido principalmente a causas laborales, y ha sido considerado por la OMS como una “Epidemia mundial”, y por las Naciones Unidas como “La enfermedad de este siglo”. Consecuentemente, niveles de cortisol elevados a largo plazo, se han asociado con una mayor incidencia de enfermedades como la depresión, la ansiedad, el deterioro cognitivo, las cardiopatías, la diabetes, la obesidad, y los problemas digestivos, entre otros. Además, diversos estudios han demostrado una relación inversa entre felicidad y estrés, es decir, las personas más infelices refieren mayores niveles de estrés.

¿Cómo se puede combatir el estrés para fomentar la salud y la felicidad?

La aparente incompatibilidad entre la felicidad y el estrés, ha llevado a la psicología positiva a incluir actividades de manejo del estrés en las intervenciones con el objetivo de aumentar los niveles de felicidad. Una de estas estrategias es el “Programa de reducción del estrés basado en la atención plena o Mindfulness”, basado en la adquisición de una mayor conciencia de la experiencia momento a momento. Esto incluye la conciencia continua e inmediata a sensaciones físicas, percepciones, estados afectivos, pensamientos e imágenes, con una actitud de aceptación y no juicio. Varios estudios han observado que el entrenamiento en mindfulness mejora el bienestar físico y mental. En concreto, esta práctica se ha asociado con una reducción de los niveles de cortisol, y ha mostrado efectos beneficiosos sobre la calidad de vida y la felicidad, la ansiedad, la depresión, el estrés y el dolor crónico, entre otros.

Como conclusión, para incrementar nuestros niveles de felicidad, con los beneficios que conlleva para nuestra salud física y psicológica, podemos implementar estrategias que reduzcan nuestros niveles de estrés como la atención plena al momento presente.

Author

Teresa Montoliu Irles

Profesora de Grado en Psicología