Homenaje en la Sociedad Económica de Amigos del País en Valencia en el 300 aniversario de su nacimiento

  • El director del Máster de Astronomía y Astrofísica de la VIU, Juan Fabregat, pone en valor las aportaciones científicas del alicantino a la navegación oceánica

(Valencia, 14-11-2013).- Jorge Juan es nombrado director de la Academia de Guardias Marinas por el Marqués de la Ensenada, ministro de Fernando VI. Su nombramiento se produce en 1752, en el contexto de las reformas emprendidas para la reestructuración y modernización de la Armada. Dado que en España, al contrario que en los países de su entorno, no existían instituciones científicas ni observatorios astronómicos, el desarrollo de los métodos de navegación correspondía a la Armada’.

Estas palabras las ha pronunciado esta tarde Juan Fabregat Llueca, director del Máster Universitario en Astronomía y Astrofísicaque se impartirá oficialmente por vez primera por parte de la Universidad Internacional Valenciana (VIU) y cuyo plazo de matriculación está ya abierto. Jorge Juan –ha explicado este catedrático- fue considerado la persona idónea para la reestructuración de la Academia, debido al prestigio que había adquirido con su participación en la expedición para la medida del arco del meridiano y sus posteriores viajes de espionaje industrial a Inglaterra. Se encargó de la contratación del profesorado y de la estructuración de las enseñanzas, e impulsó la creación de observatorios astronómicos, para complementar la formación en astronomía con la realización de observaciones.

Hoy la Real Sociedad Económica de Amigos del País ha homenajeado en Valencia a Jorge Juan en su 300 aniversario de su nacimiento en Novelda (Alicante). Ha contado con las ponencias de Juan Fabregat Llueca, Director del Máster en Astronomía y Astrofísica de la VIU y catedrático de Astronomía de la Universidad de Valencia, y de Víctor Navarro Brotons, catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad de Valencia. Además, se ha proyectado el mini-documental de la serie “El viaje de nuestra ciencia”, dedicado a la trayectoria científica e intelectual de Jorge Juan. El acto ha finalizado con un breve homenaje musical, en el que alumnos del Conservatorio Profesional de Música de Valencia interpretarán piezas del siglo XVIII.

El cálculo de la longitud en el mar

Para contribuir a la formación de los Caballeros Guardias Marinas, recuerda Juan Fabregat, Jorge Juan publica en 1757 el "Compendio de Navegación", que marca el inicio de la introducción en España de los métodos científicos aplicados a la navegación oceánica que se desarrollaron a lo largo del Siglo XVIII.

Sin embargo, en el año de la publicación del Compendio las técnicas de determinación de la posición precisa de la posición del buque en el mar todavía no se han terminado de desarrollar. Hace casi dos centurias que se sabe determinar la latitud, pero "no han podido aún las ciencias encontrar modo cierto de observar la Longitud en el mar". 

En el compendio describe las técnicas de determinación de la Latitud por observaciones astronómicas; la navegación por estima o "fantasía", a partir de la determinación del rumbo y de la velocidad del navío; y finalmente la navegación por "escuadría", híbrida entre las dos anteriores, en que la posición por estima se va corrigiendo a partir de observaciones de la Latitud. También describe el uso de los instrumentos para la navegación más avanzados de la época, y en particular el Cuadrante de Hadley, el primer instrumento de reflexión para la medida de ángulos, precursor del moderno sextante.

Las técnicas para la determinación de la Longitud terminarán de ponerse a punto unos diez años después de la publicación del "Compendio". Jorge Juan es conocedor de estos desarrollos, y en su informe del "Estado de la Astronomía en Europa", publicado en 1774, un año después de su muerte, da cuenta de los métodos basados en el uso de cronómetros marinos y de la medida de las distancias lunares para la observación de la Longitud en el mar.

Fue José de Mazarredo, otro marino ilustrado del XVIII y profesor de la Academia de Guardias Marinas, quien en 1790 publicó las "Lecciones de navegación", escrito como un extracto del "Compendio" de Jorge Juan complementado con una sección adicional en la que se exponía el método de las distancias lunares para la observación de la Longitud.

Pero la gran obra científica de Jorge Juan es el “Examen Marítimo”, un tratado de diseño y construcción naval que destaca por su contribución al conocimiento de la mecánica de fluidos. Fue publicado en 1771, aunque probablemente se elaboró varios años antes. Su primer volumen es un tratado científico, original y riguroso, en el que describe la resistencia que oponen los fluidos al movimiento de los cuerpos en su seno.

Jorge Juan hace notar la falta de acuerdo entre las previsiones teóricas de la mecánica de fluidos imperante en su época y los resultados prácticos que se obtenían al observar el avance de los navíos en el mar. Achaca el desajuste a la teoría de partida que califica como falsa, al menos en los principios y suposiciones en las que se basa.

Concluye que el asunto precisa un serio examen, que él mismo aborda, y que da título a la obra. Articula su examen en tres fases: una primera de experimentación, la segunda de desarrollo teórico y la tercera de validación práctica de los resultados de la teoría. En la elaboración teórica demuestra un profundo conocimiento de los avances de la Física en su época, y en particular de la obra de Newton y Euler.  Este libro constituye el primer trabajo científico sobre la construcción naval, y fue inmediatamente traducido a los idiomas de las potencias navales de la época.