Los dispositivos conectados, más conocidos como el Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), no dejan de avanzar. De hecho, en el año 2017 ya superaron en número a los habitantes del planeta. Se calcula que son más de 8 mil millones, y la lista de usos aún no se ha cerrado. Por ejemplo, en el hogar muy pronto veremos en IoT ejemplos asombrosos. La era de los smart homes acaba de empezar.

 

Electrodomésticos conectados al WiFi

Todavía son pocos los hogares que los tienen. Pero en un futuro no muy lejano todos tendremos en casa al menos un electrodoméstico que se comunique vía web. Neveras que detectan que falta algo y lo apuntan en la lista de la compra. Lavadoras que envían un mensaje al móvil cuando ha terminado el programa y por supuesto las smart TV, que hacen del IoT ejemplos de cómo se puede aplicar la tecnología tanto al ocio como a otras labores cotidianas.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

De forma más evidente encontramos ya casas domóticas. Un concepto que no es nuevo, pero que tiene mucho que agradecer al Internet de las Cosas. De otro modo, no hablaríamos de sistemas automáticos como bajar o subir las persianas, abrir las ventanas o accionar el aire acondicionado. Todo en función de la época del año en la que nos encontremos y cómo dé el sol en la fachada.

 

Sistemas de seguridad inteligentes

Sentir que estamos seguros en casa tampoco es nuevo. Siempre nos hemos valido de elementos como cerraduras , cámaras y alarmas. Hot con el IoT hay ejemplos de cómo se lleva a un nuevo nivel.

Desde un sistema de control único, se puede configurar nuestra puerta para que nos avise cuando se abra. También recibir imágenes en tiempo real de lo que pasa en el interior de la vivienda. Algo muy útil en caso de robo, ya que todo estará grabado y podemos dar una copia a la policía para facilitar su trabajo.

Un sistema inteligente puede enviar un aviso automático a los bomberos en caso de incendio. O alertarnos de una fuga de gas que podría causar una explosión. En definitiva, tener un hogar más seguro, conectado directamente a nuestro terminal móvil.

 

Altavoces inteligentes IoT, ejemplos de lo que puede venir

No obstante la lista de opciones solo acaba de empezar. Lo último son los denominados altavoces inteligentes, que ya hablan español. Empresas como Google o Amazon han lanzado sus dispositivos, capaces de mantener una conversación, avisarnos a una hora determinada o respondernos a cualquier consulta. También puede encender y apagar las luces, poner en marcha la cocina y darnos instrucciones para elaborar alguna receta o ponernos al día de las últimas noticias al despertar.

Y es que si hasta ahora todo el Iot se controlaba desde el móvil, el futuro es la voz. Los asistentes conectados harán posible lo que tantas veces se ha visto en películas y series de ciencia ficción. Gracias al potencial de las nuevas redes inalámbricas, como el 5G, ya estamos asistiendo a la consolidación del mundo 4.0.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia