Este informe recoge la progresión que ha seguido la interpretación a distancia, desde su nacimiento como interpretación telefónica en Australia en 1973 hasta los últimos avances en forma de interpretación por videoconferencia y en realidad virtual, poniendo el foco en las posibilidades de futuro que esta modalidad de interpretación ofrece, tanto a intérpretes profesionales como a sus clientes, a nivel mundial.