La inteligencia artificial en las empresas se está convirtiendo rápidamente en una herramienta competitiva de uso común. Las organizaciones han pasado, de debatir los pros y los contras de esta tecnología, a plantearse cómo implementarla.

Los líderes empresariales consideran que se trata de una herramienta esencial para ganar en competitividad. Sus usos son muy variados, desde los chatbots para el servicio al cliente, al análisis de datos y las recomendaciones predictivas, la inteligencia artificial en las empresas se abre camino en todos los sectores y funciones del negocio.

Eso la posiciona en la lista de tecnologías que no solo se debe observar, sino también monitorizar y explorar activamente, para poder aprovechar todas sus ventajas.

Junto a Big Data, la computación en la nube y el aprendizaje automático, la inteligencia artificial es de esas tecnologías emergentes capaces de transformar todo el panorama empresarial.

 

Inteligencia artificial en las empresas: opciones para su uso en el negocio

Una vez se toma la decisión de apostar por esta tecnología, hay que informarse para averiguar qué puede hacer la inteligencia artificial por las empresas. Habrá que prestar especial atención a las organizaciones que se engloben en la misma industria y que compartan características, como el tamaño. Este tipo de análisis resultará más productivo que si solo se abordan los beneficios y casos de uso de esta tecnología en términos generales.

Descarga nuestra guía gratuita: IOT. La revolución invisible de la competitividad

Entre las áreas clave principales de investigación destacan las siguientes:

  • Tipos de tecnología de inteligencia artificial: como el aprendizaje automático, el Deep learning, el procesamiento del lenguaje natural y la computación cognitiva. Es preciso comprender qué son y cuáles son los diferentes tipos de datos y tareas para los que cada uno es bueno. Hacerlo ayuda a comprender mejor la tecnología, así como sus requisitos y límites de su aplicación a los diversos objetivos.
  • Para qué tipos de procesamiento puede utilizarse la inteligencia artificial: algunos ejemplos son el reconocimiento de imágenes y voz o el análisis predictivo. Esto ayuda a adquirir una idea general de para qué se está utilizando esta tecnología, no solo por parte de las empresas, sino también del sector público.
  • Casos de uso: con qué tareas específicas pueden ayudar estas capacidades, como los agentes inteligentes (para teléfonos y chatbots, por ejemplo), la optimización de pedidos de inventario, el mantenimiento preventivo, la identificación de amenazas informáticas o la detección de actividades fraudulentas de clientes.

 

Basándose en esta lista de usos de la inteligencia artificial en las empresas, habría que pensar cómo esta tecnología puede ayudar al negocio en tareas específicas. Para ello, lo primero es decidir qué tipo de beneficios se están buscando. Mejorar la productividad de los empleados, lograr flujos de trabajo más ágiles, aumentar la productividad o reducir costes pueden ser algunos de ellos.

El siguiente paso sería establecer un marco de tiempo objetivo para la implementación y seleccionar una o dos tareas de importancia poco crítica y que no estén orientadas al cliente para probar los efectos de la tecnología en el negocio. Se puede elegir, por ejemplo, una pequeña parte de una tarea más grande.

Por último, habría que iniciar la tarea de buscar y comparar proveedores de inteligencia artificial para empresas, priorizando la calidad, el servicio y el prespuesto.

 

Ebook GRATIS: IOT

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia