La inteligencia artificial se ha transformado, pasando de ser considerada una novedad tecnológica futurista a verse como una herramienta de negocio moderna, cada vez más habitual en operaciones de importación y exportación.

Gracias a las capacidades de inteligencia artificial, los equipos informáticos pueden recoger datos y aprender de ellos, analizando la información de forma que sea posible hacer predicciones precisas y tomar mejores decisiones.

A medida que la tecnología ha madurado, empresas de todas las industrias están trabajando arduamente para desarrollar aplicaciones de inteligencia artificial que aumenten su productividad y mejoren sus operaciones. No debería resultar extraño, sobre todo si se tienen en cuenta los datos de un reciente estudio de Accenture, que indican que esta tecnología “tiene el potencial de duplicar las tasas de crecimiento económico en los próximos 20 años, al tiempo que aumenta la productividad en un 40%”.

 

¿Cómo beneficia la inteligencia artificial a la importación y exportación?

Las operaciones de importación y exportación generan grandes cantidades de datos a diario, lo que constituye una gran oportunidad para mejorar los procesos de negocio con inteligencia artificial.

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

Existen distintas formas de explotar las ventajas de esta tecnología en el comercio internacional, aunque destacan las cuatro siguientes:

  1. Habilitar cadenas de suministro más proactivas. Las cadenas de suministro ya están mejorando de principio a fin, gracias a los datos. Los pedidos en línea, la información procedente de los recibos de embalaje del almacén y los análisis de carga de la estación de envío pueden enviar datos a un programa de logística impulsado por inteligencia artificial. Estos programas pueden proporcionar una variedad de beneficios a las cadenas de suministro, como:
    1. Anticipar interrupciones en la cadena de suministro y formular planes para compensar.
    2. Predecir el comportamiento del cliente para regular el stock, evitando la escasez de pedidos o excedentes.
    3. Calcular las rutas de envío más rápidas y baratas y prever cancelaciones de clientes.
  2. Mejorar el software de cumplimiento para ahorrar tiempo. Uno de los mayores desafíos del comercio internacional es el cumplimiento. Las empresas deben saber con quién están haciendo negocios de importación y exportación y, para ello, han de permanecer atentos a los clientes, proveedores o socios comerciales, para evitar que violen las restricciones comerciales. Con esas restricciones en constante evolución, el cumplimiento normativo puede plantear un desafío que requiere mucho tiempo para las empresas internacionales. Y es que, aunque existe ya un software desarrollado con este fin, no siempre es infalible. De hecho, es propenso a falsos positivos y falsos negativos, lo que significa que a menudo se requiere una revisión humana. Debido a sus capacidades de aprendizaje, la inteligencia artificial puede mejorar los resultados, reduciendo la cantidad de revisiones y aportes humanos adicionales necesarios para alinearse con los requisitos que exige la ley.
  3. Crear contratos más inteligentes. El comercio genera muchos contratos y, debido a que la formulación de estos acuerdos requiere mucho tiempo y dinero, a menudo se descuida el seguimiento, a excepción de las ocasiones en que se presenta un problema. Pero la inteligencia artificial puede transformar documentos comerciales, a menudo enredados en términos legales, en documentos útiles que pueden ayudar a las empresas a operar más fácilmente dentro de los parámetros del contrato, e incluso reducir el riesgo de problemas legales en operaciones de importación y exportación. Esto ayuda a protegerlas de los riesgos legales y garantiza que también se beneficien del contrato con pagos puntuales y entregas de clientes y proveedores.

Por último, no habría que olvidar de otro de ellos beneficios de la inteligencia artificial en la importación y exportación. Tiene que ver con el aumento del acceso al financiamiento comercial. Muchos bancos dudan en conceder préstamos a los operadores logísticos debido a las preocupaciones sobre el cumplimiento de las regulaciones comerciales.

Mientras que los bancos tradicionalmente requerían una exhaustiva y costosa revisión de los términos de los préstamos para negocios internacionales, cuyos gastos se sumaban a las tarifas de financiamiento, ahora pueden asumir la carga del análisis de cumplimiento, gracias a la inteligencia artificial. Así, de manera ágil y económica, algunas instituciones financieras están aprovechando las plataformas de inteligencia artificial para llevar a cabo su análisis y ofrecer más opciones de financiamiento a las empresas internacionales.

La inteligencia artificial es, para muchos, el futuro de los negocios. De lo que no cabe duda es de su impacto positivo sobre los procesos de importación y exportación en las empresas que adoptan y exploran esta tecnología.

 

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia