La inversión en fábricas inteligentes, en el marco de la industria 4.0, no deja de aumentar. Así lo confirma un reciente estudio realizado por la firma de consultoría tecnológica Capgemini, donde más de la mitad de los encuestados afirmaron haber invertido en ingeniería robótica durante los últimos cinco años, cifras que rondan los millones de euros.

Una de cada cinco plantas de producción serán Smart factories para 2022 y uno de los motivos es la escasez de mano de obra en algunas áreas.

 

Por qué la ingeniería robótica es una carrera con futuro

A medida que aumenta la demanda de fábricas inteligentes y automatización, también lo hace la necesidad de robots. Esta previsión hace pensar en la pérdida de empleos, aunque, en vez de que los trabajos desaparezcan, el cambio en el entorno que se está produciendo contribuye a la creación de empleo.

Como resultado de la automatización, en los próximos años, aumentará la demanda de nuevos perfiles profesionales y el mercado laboral para la ingeniería robótica será uno de los más privilegiados.

Hoy día existen numerosos recursos disponibles para educarse en el mundo de la robótica. Es el momento adecuado, ya que según datos recientes:

  • El mercado laboral de ingenieros robóticos crecerá entre ahora y 2024.
  • Los ingenieros de robótica, como parte del campo de la ingeniería mecánica, aumentarán en un 5% para 2024.
  • Si la tasa de las máquinas que se agregan a las fábricas se mantiene constante, entonces el número de técnicos calificados necesarios para programar, operar y mantener esos robots también aumentará.

La ingeniería robótica es una carrera multidisciplinar. Dado que se trata de un área de especialización en constante cambio, muchos profesionales llegan a la industria robótica a través de diferentes vías. Algunas de las más habituales son:

  1. Ingeniería mecánica. El ingeniero mecánico está a cargo del sistema físico que compone el robot. Esto incluye piezas, como pueden ser los motores, y todo lo concerniente a su funcionamiento integrado en un entorno de producción. Las medidas de seguridad y los protocolos operativos físicos también se engloban dentro de esta rama de la ingeniería.
  2. Ingeniería eléctrica. Esta rama proporciona la base electrónica del robot, que será la que permita su control. Aquí estarían comprendidos los sistemas integrados, la programación de circuitos de bajo nivel, la resistencia eléctrica y la teoría de control.
  3. Ingeniería informática. Muchos ingenieros en robótica llegan a esta área de especialización procedentes del mundo de la informática. Este grupo de profesionales se centra en el software y el lenguaje de programación en lugar del hardware, y abarca temas como la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático.

A medida que los ingenieros más jóvenes van llegando a las universidades, habiendo crecido con el ordenador toda su vida, su interés por la ingeniería robótica seguramente vaya en aumento. Esta tendencia crecerá al mismo ritmo al que comiencen a experimentarse los resultados de la aplicación de esta disciplina en el mundo real.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia