¿Hosting VPS o alojamiento compartido? La selección del servicio de alojamiento adecuado depende de varios factores, incluidas las necesidades de recursos, las demandas de rendimiento, los requisitos de seguridad, las restricciones de costes, las preferencias de administración del servidor y las expectativas de escalabilidad.

La diferencia entre el alojamiento compartido y el hosting VPS deben tenerse en cuenta para hacer la elección más acertada.

 

Comparativa entre hosting VPS y alojamiento compartido

El alojamiento compartido significa que el sitio web compartirá el mismo servidor que muchos otros sitios. Por lo general, es la opción más económica, pero viene con un ancho de banda, administración y capacidades de rendimiento limitados. Por su parte, el hosting VPS es una opción más premium, con una mayor capacidad de personalización y un mayor rendimiento. Pero, como con cualquier servicio de nivel superior, implica costes más elevados.

Descarga nuestra guía gratuita: Big Data, la explosión de los datos

Entre los puntos clave que se deben tener en cuenta al elegir entre el alojamiento compartido y el hosting VPS se encuentran los siguientes:

  1. Recursos del servidor. Como el propio nombre indica, los clientes de alojamiento compartido comparten los recursos del servidor, mientras que los usuarios de alojamiento dedicado obtienen un servidor dedicado a las necesidades de sus sitios. Un VPS se encuentra en el punto medio: un grupo de segmentos del mismo servidor que actúan como sus propias entidades de hardware dedicadas. En el caso del alojamiento compartido hay que enfrentarse a algunas limitaciones. Si bien ninguna cuenta individual afectará la experiencia de otra persona, habrá un máximo de CPU, memoria / RAM y espacio en disco disponibles que provocarán que el sitio web no pueda utilizar recursos más allá del máximo permitido. Con el hosting VPS se disfruta de mayor espacio en disco privado y mayor disponibilidad de recursos en general. Esto puede ser muy interesante en los casos en que se desee expandir el negocio y ofrecer a los clientes una experiencia de usuario que vaya más allá del nivel de alojamiento compartido básico.
  2. Rendimiento. Al igual que con cualquier plan compartido, es posible que otros sitios web afecten el rendimiento del sitio web: es el riesgo que se corre al optar por el plan de alojamiento más económico. Sin embargo, si las demandas de rendimiento son limitadas y se valora la facilidad de mantenimiento, es probable que el alojamiento compartido genere un mayor retorno de la inversión. En el caso del hosting VPS se obtiene un mejor rendimiento general, en función del ancho de banda ofrecido a los usuarios. Cuando se tiene una gran demanda de tráfico o varios sitios para administrar, VPS constituye la mejor opción.
  3. Seguridad. Si bien compartir los recursos del servidor presenta enormes beneficios desde el punto de vista de los costes, puede causar estragos en el extremo de la seguridad. Realmente la garantía de protección dedicada a los clientes de hospedaje compartido depende de cuánto haya invertido el proveedor en este área. Si bien el alojamiento compartido se considera muy seguro, las brechas de seguridad pueden aparecer. Por ejemplo, cuando un cliente de alojamiento compartido comete un error o experimenta una dificultad técnica, es probable que afecte a otros sitios porque todos comparten espacio en la misma máquina. El soporte al cliente también será limitado en comparación con el hosting VPS. Sin embargo, si el sitio no requiere información personal confidencial de los usuarios, este aspecto no debería suponer un problema. El hosting VPS puede garantizar la seguridad del sitio con características de seguridad más robustas que solo están disponibles a través de VPS, por lo que vale la pena considerar esta opción como prioritaria si la empresa necesita proteger sus datos personales.

Por supuesto, factores como el coste o las condiciones y términos de administración del servidor, así como la escalabilidad, también habrá de tenerse en cuenta a la hora de escoger un tipo de alojamiento.

La forma de plantear el proceso de decisión, si se está considerando un hosting VPS es:

  1. Identificar las razones por las que se ha superado el hospedaje compartido o por las que un VPS puede ser apropiado.
  2. Determinar qué características son las más importantes para el negocio.
  3. Comparar precios y proveedores como parte del proceso de toma de decisiones.
  4. Realizar un análisis de coste-beneficio.
  5. Proyectar el crecimiento del negocio a largo plazo para constatar si se ve un crecimiento acelerado importante.

El hosting VPS puede ser la mejor opción para muchas empresas, pero, no hay que olvidar que, en algunos otros casos, el alojamiento compartido es suficiente y evita incurrir en mayores costes.

 

Ebook GRATIS: Big Data

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia