El futuro del trabajo ya está aquí y, con él llegan cambios. La necesidad de adaptar las habilidades directivas a los nuevos escenarios es uno de ellos. Con la adopción más generalizada de tendencias como Internet de las cosas (IoT) y la inteligencia artificial, las personas utilizarán más las habilidades sociales y emocionales, mientras que las actividades físicas o las tareas predecibles, como el procesamiento de información o la recogida de datos, se dejarán en manos de la tecnología.

Este nuevo panorama supone un desafío para quienes aspiran a roles de liderazgo. Bajo ellos recaerá una gran responsabilidad y la necesidad de adquirir las habilidades directivas requeridas en el futuro lugar de trabajo.

 

Habilidades directivas imprescindibles en el entorno digital

El entorno digital implica cambios profundos y algunos de ellos tienen que ver con las habilidades directivas más relevantes, que pasan a ser las cinco siguientes:

Descarga nuestra guía gratuita: Las claves del liderazgo empresarial

  1. Entendimiento de la tecnología. Los negocios como los conocemos están siendo impactados enormemente por la tecnología, que transforma la forma en que vivimos, trabajamos y hacemos negocios. Como líder, es crucial tener un muy buen entendimiento de cómo estas tecnologías afectarán al negocio y los cambios que la organización podría necesitar para adaptarse a ellos. Los directivos del futuro deben poder dar sentido a los datos, detectar oportunidades y aprovechar los beneficios que ofrece la tecnología.
  2. Fomento de la colaboración hombre - máquina. Con el impacto de las disrupciones tecnológicas, estamos viendo más automatización y más colaboración hombre-máquina. Los líderes deben adquirir las habilidades directivas que les ayudarán a gestionar un lugar de trabajo mixto, donde los humanos aún desempeñan roles en los que se requieren rasgos inherentes a la persona, como creatividad, innovación, imaginación y empatía; mientras que las máquinas y los robots asumirán roles rutinarios o repetitivos.
  3. Desarrollo de personas. Los líderes deben ayudar a los empleados a mejorar sus habilidades continuamente, aportando los medios para lograr la capacitación que les ayudará a trabajar junto a las máquinas y también a desarrollar sus habilidades cognitivas para funciones que las máquinas no pueden realizar.
  4. Inteligencia emocional. La inteligencia emocional es una de las habilidades directivas más importantes que se espera que los líderes empresariales tengan en el futuro cercano. La capacidad de comprender el efecto que las propias intervenciones causan en los demás y de actuar en consecuencia facilita las relaciones en el lugar de trabajo y la consecución de metas. Los ejecutivos de la era digital no adoptan un estilo autoritario y dominante, sino empático, y de servicio. Se trata de una cualidad esencial para atraer y retener a las mejores personas en la organización.
  5. Adaptabilidad al cambio constante. A medida que continúa la revolución digital, aumenta de importancia la necesidad de mantenerse a la vanguardia de los cambios. Habilidades directivas como el aprendizaje continuo, la apertura a la innovación o la curiosidad hacen posible que el negocio permanezca actualizado y alineado con los nuevos escenarios.

Por último, no hay que olvidarse de que se espera que el lugar de trabajo futuro sea más diverso e inclusivo, uniendo a las personas independientemente de su edad, género, origen étnico, personalidad, creencias o ubicación geográfica. Las habilidades directivas de los ejecutivos de la era digital no solo les servirán para gestionar la colaboración entre robots y personas sino para lograr la cohesión de un equipo de trabajo más heterogéneo que nunca.

 

Ebook GRATIS: Liderazgo

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia