El campo de la gestión de proyectos se transforma cada año, integrando nuevas metodologías, variando el enfoque en ciertas áreas y aprovechando las ventajas de los avances tecnológicos. Parte de la responsabilidad del Project Manager consiste en permanecer actualizado, para estar preparado a la hora de afrontar los cambios que se presentan y no dejar pasar ni una oportunidad.

De ellas y los desafíos que plantean hablaremos al analizar las tendencias que terminarán de asentarse en los próximos meses en la gestión de proyectos.

 

Novedades en gestión de proyectos

La gestión de proyectos avanza hacia un enfoque más centrado en las personas y las tecnologías. De ambos factores dependerá el éxito de muchas de las próximas iniciativas que se pongan en marcha. Así lo confirman las tendencias que mayor impacto se espera que tengan en esta área, entre las que se encuentran las siguientes:

1. Nuevas herramientas de gestión de proyectos. Del cuadro de mando se ha avanzado hacia modelos mucho más automatizados y sofisticados, que hacen posible incluso en análisis en tiempo real.

Descarga nuestra guía gratuita: El management en la empresa. Nuevas fórmulas para nuevos tiempos

  • Desafío: los Project Managers deberán estar familiarizados con las nuevas tecnologías de gestión de proyectos, para no quedarse atrás. Esta necesidad les obliga a permanecer actualizados y, en base a un modelo de aprendizaje continuo, adquirir nuevas capacidades.

2. Inteligencia emocional aplicada a la gestión de proyectos. Al tratarse de un componente necesario para el liderazgo de calidad, no puede faltar en la gestión de proyectos y, de hecho, lo que podría sorprender es que se considerase como tendencia, ya que lleva siendo prioritario durante décadas en este campo. Sin embargo, recientes estudios (como éste y éste) vinculan el coeficiente emocional de los Project Managers con el éxito de los proyectos que lideran.

  • Oportunidad: a medida que los entornos de trabajo ganan en complejidad, las habilidades técnicas necesitan en mayor medida el soporte de la inteligencia emocional para desarrollar relaciones, gestionar el cambio o motivar a los equipos. Quienes tienen la capacidad de percibir las emociones de los demás y controlar las propias, pueden empatizar y ajustar su estilo de liderazgo para obtener un mejor resultado; en otras palabras, convertirse en líderes más efectivos.
  • Desafío: contar con habilidades interpersonales, empatía, asertividad, capacidad de motivar a otros o facilidad para comunicar ya no es sólo una ventaja, sino una necesidad. Para quienes no cuenten con ellas de manera innata, será preciso iniciar procesos de coaching que ayuden a desarrollarlas para complementar a las habilidades técnicas.

3. Estructuras colaborativas. Se empieza a hacer evidente un cambio sustancial en lo que respecta a la colaboración aplicada a la gestión de proyectos. En esta transformación, la digitalización, con las nuevas aplicaciones y herramientas que aporta a la profesión, resulta determinante; mucho más si se tiene en cuenta que, no sólo están aumentando las capacidades digitales de las empresas permitiendo mejorar la colaboración, sino que ésta se hace aún más efectiva en un ámbito en que la estructura de los proyectos se hace más horizontal y apoya, más que nunca, en el talento.

  • Oportunidad: colaboración y cooperación son el punto de partida para la generación de sinergias. El producto de las mismas son procesos más ágiles, entregables de mayor calidad y una experiencia de cliente mucho más satisfactoria.
  • Desafío: cuando los equipos aumentan de tamaño a la vez que se maximiza su dispersión, el reto consiste en averiguar la forma más eficaz de involucrar a las partes interesadas para obtener mejores resultados.

 

No son las únicas tendencias a observar, ya que la incidencia cada vez mayor del enfoque ágil, incluso fuera del ámbito del desarrollo software (¿has oído hablar de las Kanban boards?), o la consolidación de filosofías de trabajo japonesas, como el Kaizen, que es como se denomina al proceso de mejora continua; siguen siendo actualidad en un momento en que el trabajo con equipos remotos se está convirtiendo en un estándar en el mundo de la gestión de proyectos y el Internet de las cosas (IoT) impulsa grandes oportunidades, incluso en ámbitos alejados de lo puramente tecnológico, al mejorar la seguridad y permitir el control remoto de los objetos.

Las tendencias de gestión de proyectos siguen sorprendiendo y, el primer paso para no ser sustituido en el puesto de Project Manager por un robot, es conocerlas, adaptarse a ellas y estar preparado para futuros cambios. ¿Listo para aceptar nuevos desafíos?  Puedes hacerlo gracias al Máster Universitario en Project Management.

 

Ebook GRATIS: Management

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia