La evolución tecnológica siempre ha traído consigo enfrentamientos que han llenado los foros de Internet desde su creación: Betamax o VHS, Sega o Nintendo, Android o iOS, consolas o PC... Este último tradicionalmente ha desembocado en una disputa muy manida por ambos frentes: ¿es mejor jugar con teclado y ratón o con mando?

Afirmar categóricamente la superioridad de un control sobre el otro es un error, pues depende de algunos factores más allá de que estemos más acostumbrados a uno u otro. Por suerte para los usuarios de compatibles, hoy en día es muy común y fácil usar un gamepad para PC que substituya el clásico teclado/ratón: si tienes un mando de Xbox 360 o One con cable, no tienes más que conectarlo por USB al ordenador y Windows hará el resto; con mandos de Sony el asunto se complica, aunque hay formas tanto oficiales como no oficiales que emularán los inputs de los mandos de Microsoft.

Descarga nuestra guía gratuita: Videojuegos. Las 5 tecnologías vencedoras y las 5 olvidadadas en la pugna tecnológica

A continuación, veamos qué distingue formalmente ambos métodos de control y cuando conviene cada uno.

 

No todo es blanco o negro

A priori, los mandos deberían llevarse el gato al agua, pues fueron diseñados para que el jugador tuviera todas sus acciones accesibles y estuviera cómodo jugando largas sesiones. Sin embargo, el combo ratón y teclado ofrece más atajos –a nivel de número de botones no tiene parangón, aunque toca acordarse de ellos– y suele dar la opción de mapear los controles al gusto de cada jugador, permitiendo asignar ranuras del inventario a teclas concretas.

El ratón y el teclado ofrecen al jugador 8 grados de libertad o controles que podemos pulsar a la vez: 5 en el teclado, 2 en el ratón y el movimiento del mismo. Con un gamepad para PC no usamos más de 6 dedos al mismo tiempo, a lo que podríamos añadir el anecdótico uso de sensores de movimiento, cada vez más en desuso.

Pese a este primer asalto en el que sale vencedor el combo tradicional, los inputs del ratón y el teclado pecan de ser únicamente binarios: o están pulsados, o no. Los joysticks y gatillos analógicos de los gamepads para PC permiten pulsaciones que se envían como valor decimal, dando lugar a un control más preciso para ciertas acciones, como la velocidad a la que andamos. Otro tanto que se apuntan los mandos es el feedback que ofrecen con su vibración.

 

Cada género es un mundo

Como jugador sabrás que poco tiene que ver jugar a una aventura gráfica, a un plataformas o a un shooter. Las sensaciones que transmite un juego u otro pueden ser como el día y la noche, y por consiguiente el control más adecuado no siempre es el mismo. Aunque cada persona tiene sus preferencias, en general podemos establecer recomendaciones según el género:

  • Los shooters, tanto en primera como en tercera persona, han generado controversia en muchos casos por la ventaja que supone usar un ratón para apuntar. Por ello, casi todas sus versiones de consola cuentan con sistemas de autoapuntado que palian la imprecisión de los joysticks.
  • En aventuras, plataformas, de conducción y, en general, cualquiera que requiera moverse por un entorno, suele ser más cómodo con los joysticks de un gamepad. Una excepción son las aventuras gráficas point and click, que son injugables sin un ratón.
  • Juegos de lucha o el subgénero hack ‘n’ slash incluyen combos mucho más fáciles de reproducir en un gamepad.
  • Juegos de estrategia o simulación son en muchos casos exclusivos de PC por su dependencia por mostrar mucha información a la vez y gestionar unidades en un mapa. Si la interfaz lo es todo o si escribir es una mecánica de juego, el combo ratón y teclado es insuperable.

 

Otros géneros como los MMO, los sandbox y los RPG suman tanto mecánicas de PC (atajos de teclado, gestión de inventario, apuntado, interfaz) como de consola (movimiento, conducción), con lo que resulta más difícil recomendar un control sobre otro. Te recomendamos que, si estás acostumbrado a usar un sólo método de entrada, pruebes a desenvolverte con otro. Al fin y al cabo, probablemente la mejor opción será el control para el que los desarrolladores concibieron el juego.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia