No hay ningún tipo de duda de que los dispositivos móviles se han transformado en el presente y futuro de la tecnología. Atrás quedaron esos días en los que parecía ciencia ficción que algún día pudiéramos hablar con el teléfono en la calle sin acudir a una cabina telefónica. Ahora incluso trabajamos con el móvil. El smartphone es un pequeño ordenador tan bien preparado como cualquier otro equipo tecnológico y lo hemos comenzado a usar como centro de nuestra actividad diaria. Para funcionar, los dispositivos móviles utilizan sistemas digitales, sistemas operativos que le proporcionan a los smartphones el rendimiento necesario a la hora de llevar a cabo las principales acciones. Android, creado por Google, es el que mayor cuota de mercado tiene en el mundo, y se espera que esto no cambie salvo por relevo generacional de su propia empresa.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Android, la plataforma que domina

En el año 2016 la cuota de mercado que ostenta el sistema operativo Android en España es del 93,9% del total. Se aprecia, por lo tanto, que su dominio es absoluto. El único intento significativo por hacerle frente es el que representa iOS, la plataforma creada por Apple que alimenta terminales como el iPhone y el tablet iPad. La gran diferencia existente entre ambos niveles de cuota está justificada debido a que, en realidad, iOS está compitiendo contra cientos de móviles que usan Android, cuando esta plataforma solo lo tiene presente en un puñado de terminales y todos son de Apple. Esto no evita que Android sea la opción más demandada más allá de debates que profundicen en términos de popularidad y rendimiento.

Android es un sistema operativo de código abierto que los fabricantes de móviles pueden utilizar con libertad siguiendo varias reglas estipuladas por Google y comprometiéndose a determinados aspectos. Esto lleva a que sea la elección de empresas tan populares como Samsung, HTC, Sony, Huawei, Xiaomi o LG. Se podría decir que hasta el pez más pequeño del mercado móvil utiliza Android, dado que hay pocos otros contendientes que hayan podido representar una amenaza para este sistema. Microsoft intentó con sus Windows Phone algo similar, pero no llegaron a buen puerto y BlackBerry y su propio sistema fracasaron de manera que esta empresa terminó trabajando también con Android.

El sistema de Google ofrece flexibilidad y dinamismo, capacidad para que sea posible acceder a todo tipo de recursos y tecnología, así como recursos añadidos que dan grandes opciones a los usuarios que disponen de estos terminales. Es parte de un tipo de filosofía que ha trascendido en el mercado móvil y que aporta garantías y confianza a todos los grupos de interés que se relacionan con Android. Solo algunos problemas de seguridad y sus procesos de actualización, que son más irregulares de lo que gustaría a los usuarios y los fabricantes, siguen oscureciendo el buen papel que hace Android en el mundo móvil.

 

El futuro es Fuchsia OS

Consciente de que su sistema Android tiene carencias y algunos fallos insalvables a largo plazo, Google está preparando otra iniciativa que permitirá a la compañía asentarse mejor en el mundo tecnológico. Pretenden mantener su liderazgo del mercado por medio de la elaboración de otro sistema operativo que mantendrá las principales características de Android, pero que expandirá las fronteras para que se pueda llegar a un rendimiento todavía superior. Esto se conseguirá con el proyecto Fuchsia OS, que todavía está en desarrollo y se perfila como la respuesta de futuro a todas las cuestiones que preocupan a los usuarios.

La principal finalidad que se han planteado en Google es que el sistema operativo del futuro sea uno completamente definitivo más allá de los intentos que tenga la competencia por seguir estando en segundo plano. Esto significa que Fuchsia OS se volcará con el Internet de las cosas y que no solo se utilizará en dispositivos móviles ocupando el papel actual de Android, sino que también llegarán a los equipos de sobremesa en los que ahora está Chrome OS (el sistema operativo de Google para ordenadores y otros terminales). Cubrirán en el mismo grupo los móviles, los ordenadores y los electrodomésticos inteligentes que se hayan desarrollado para tal momento. Todo estará en sintonía y los profesionales de cualquier tipo de trabajo solo tendrán que dominar Fuchsia OS para que el mundo tecnológico esté en su mano. Es un futuro cercano para el cual Android ya nos está preparando.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia