Más allá del uso militar, el mercado de drones poco a poco empieza a despegar. Sobre todo en varias áreas comerciales. Tanto el número de unidades vendidas como las empresas que se han fijado en estas pequeñas aeronaves para usarlas como medios de transporte en diversos sectores augura un futuro brillante para quienes se plantean realizar estudios relacionados con estos. Veamos cuáles son las aplicaciones para las que ya se están utilizando, y en qué otras se podrían ver a medio plazo.

 

Transporte y paquetería

Empresas dedicadas a la venta de productos, como Amazon, ha anunciado pruebas con drones para realizar los pedidos, algo que ha llevado a muchos a pensar que en muy poco tiempo los cursos sobre manejo de drones sustituirán a los tradicionales carnets de conducir. En unos cuantos años, se podrán ver cómo los paquetes sobrevuelan las ciudades hasta llegar a su destino, reduciendo tiempos de espera, atascos y otros impedimentos.

Por el momento, algunos almacenes se están automatizando con estos ingenios voladores, que enjambran el espacio y se sincronizan con el resto para evitar accidentes.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Fotografía aérea, una aplicación del mercado de drones ya disponible

Aunque el caso anterior tiene algunos elementos que deben solucionarse antes de empezar a verse, hay una actividad que los drones están llevando a un nivel antes desconocido. El de las fotografía y grabación de imágenes aéreas.

Uno de los puntos más interesantes sobre el uso de drones es la versatilidad de estos aviones no tripulados, que pueden incorporar cámaras de alta definición en un espacio muy pequeño, haciendo posible el acceso a zonas remotas, grabar imágenes de alpinistas escalando paredes escarpadas y siguiendo la migración de animales sin interferir en sus hábitos ni molestar. Además de poder enviar imágenes en tiempo real a grandes distancias.

 

El drone en la industria agroalimentaria

Otras de las aplicaciones que está dando buenos resultados es la que envuelve a al industria agroalimentaria. Los drones con cámara permiten vigilar el estado del ganado, comprobar cómo están las cosechas y hasta realizar determinadas acciones específicas. Como fumigar campos cultivados o tratar las aguas en las que se cría pescado de piscifactorías.

 

Vigilancia y seguridad

El campo de la seguridad fue el primero en el que el mercado de drones empezó a funcionar. Como hemos comentado, las aplicaciones militares se valen de drones desde hace algunos años, pudiendo pasar por zonas de conflicto sin que los pilotos estén en peligro. Esto se está llevando a otros campos relacionados con la vigilancia. Como el control de personas y tráfico con drones, que captan las imágenes de lo que está pasando en las calles de algunas ciudades como pequeños satélites domésticos.

También se utilizan con éxito drones en la búsqueda de supervivientes en casos de catástrofes como derrumbes, terremotos u otros desastres naturales. Las cámaras térmicas captan la posibilidad de que haya personas vivas en determinados sitios. Así se pueden dirigir los esfuerzos en lugares concretos y agilizando las tareas de los equipos de rescate.

 

Aspectos que aún deben aclararse

El mundo de los drones se ha topado con las leyes de muchos países. En muchos se impide que una aeronave sobrevuele espacio habitado. Por ello, y para que el mercado de drones se extienda, es necesario que los organismos responsables definan claramente hasta dónde se podrá llegar con estas máquinas.

 

¿Crees que veremos drones sobrevolando nuestras cabezas dentro de poco tiempo?

 

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia