Las fases del Alzheimer han sido identificadas desde hace décadas. Existen diversas clasificaciones, algunas hablan de 7 etapas y otras de 5 fases del alzheimer, pero la más extendida es la propuesta de 3 fases. Sobre esta última nos centraremos en este artículo, debido a su funcionalidad y a que refleja perfectamente la evolución general del mal. Estas tres fases del Alzheimer son:

  • Alzheimer leve
  • Alzheimer moderado
  • Alzheimer avanzado

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

Fases del Alzheimer: etapa leve

En este periodo la persona experimenta lo que se ha dado en llamar “deterioro cognitivo leve”, una condición que se confunde con el envejecimiento cognitivo normal. El afectado por alzhéimer tiene olvidos cotidianos, algunas dificultades para encontrar las palabras adecuadas o recordar el nombre de las personas que le han sido presentadas recientemente.

También es común que las actividades complejas que antes hacía sin dificultad, ahora le suponga mucho más esfuerzo y le genere ansiedad. Habitualmente el enfermo se queja de que su memoria ya no es la misma, aunque lo justifica con la edad.

Sin embargo, sigue siendo independiente en la ejecución de las actividades diarias. Al final de esta etapa, a la familia comienza a hacérsele evidente que algo no anda bien.  

Fases del Alzheimer: etapa moderada

Entre el final de la fase leve de Alzheimer y el principio de la fase moderada es cuando normalmente se produce el diagnóstico. Es la familia la que, ante la evidencia de un deterioro imparable, decide ir al médico.

En esta fase del Alzheimer los déficits anteriores siguen avanzando. La memoria de hechos recientes está muy dañada, aunque aún rememora eventos del pasado con notable claridad. Normalmente ya no es capaz de recordar su dirección ni su número de teléfono, incluso, puede que ya no reconozca el lugar en el que está. El paciente aún tiene cierta consciencia de su situación, lo que genera ansiedad, depresión y eventuales accesos de mal humor. Las ideas suspicaces de robo o daño son comunes y una queja habitual de los cuidadores. Comprender lo que le dicen, y expresarse, es cada vez más difícil para un enfermo de Alzheimer.

Es en etapa donde el enfermo comienza a necesitar niveles de ayuda para realizar actividades cotidianas como ducharse, cocinar o escoger y vestir la ropa adecuada.  

Fases del Alzheimer: etapa avanzada

Fase de dependencia total, donde el enfermo necesita ayuda para sobrevivir. Al final de esta fase ya no es capaz de moverse por sí mismo, de expresarse verbalmente ni de responder a su entorno. El afectado ya no reconoce a quienes le rodean ni al él mismo. Se pierde el control de esfínteres y se disminuye mucho de peso. Aumenta la vulnerabilidad a las infecciones, siendo la neumonía por aspiración uno de los riesgos más marcados de esta etapa final del Alzheimer y causa habitual del fallecimiento.  

Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

El tratamiento en cada una de estas fases del Alzheimer tiene dos líneas fundamentales, la farmacológica y la no farmacológica.

Dentro de la primera línea, el profesional competente prescribirá alguno de los fármacos que hay actualmente en el mercado aprobados para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer y otros en función de los síntomas que predominen en el enfermo. Desde el punto de vista no farmacológico juegan un rol fundamental los profesionales de disciplinas como la psicología, la fisioterapia o la terapia ocupacional. Ellos están capacitados para desarrollar terapias que, si bien no curan, sí enlentecen el ritmo de deterioro del enfermo y aumenta su calidad de vida.  

Ebook GRATIS: Tecnologia y Salud

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia