El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad) es un trastorno del neurodesarrollo que se inicia en la infancia, y persiste en la edad adulta en 2 de cada 3 casos. Las repercusiones de esta condición clínica son distintas a medida que avanzamos en la edad. En concreto, en este post hablaremos de la relación entre TDAH y conductas adictivas

  • TDAH y conductas adictivas

La relación entre el TDAH y las adicciones es cada vez más evidente. La mayoría de los estudios se han centrado en la adicción de sustancias tóxicas y mientras que la prevalencia del TDAH en adultos ronda el 3-4%, esta cifra puede ascender hasta el 46% en pacientes con drogodependencias.
No obstante, muchos estudios investigan la comorbilidad de este trastorno con la adicción a internet y/o juegos de ordenador y muestran una asociación entre los síntomas del TDAH y la severidad de la adicción a internet.

  • ¿Compensan las conductas adictivas los síntomas del TDAH?

Según la "hipótesis de la deficiencia de la recompensa", algunas personas recurren a las drogas y a Internet para compensar de manera “antinatural” la insatisfacción provocada por una disminución de dopamina en la red de recompensa.
Estas adicciones son consecuencia directa del perfil cognitivo de los pacientes con TDAH, ya que el consumo de algunas sustancias pueden servir como automedicación para paliar los síntomas de este trastorno. El tabaco y la cocaína, drogas estimulantes, se relacionan con el uso para los síntomas de inatención, mientras que la marihuana y el alcohol están más vinculadas a compensar síntomas de impulsividad e hiperactividad.
Por otro lado, la impulsividad y la escasa flexibilidad cognitiva conllevan una mala auto-regulación sobre el uso de internet, y en las personas con TDAH se observa una búsqueda constante de estimulación. Una característica de internet es que ofrece recompensas inmediatas como incentivos de “pasar al siguiente nivel”, ajustándose al estilo cognitivo de este perfil. Además, las pantallas que cambian rápidamente exigen un bajo nivel de atención y memoria de trabajo.

  • Implicaciones a nivel cerebral

Los estudios de neuroimagen reflejan que las áreas frontales del cerebro están particularmente involucradas en la decisión de consumir drogas, al igual que la amígdala y la corteza orbitofrontal. El cuerpo estriado ventral, la corteza cingulada anterior, y también áreas de la corteza medio frontal se relacionan don esta condición.
Además, otros autores han estudiado las áreas cerebrales que se activan en personas adictas a videojuegos y los resultados concuerdan con los mostrados en personas con adicciones a sustancias.
A su vez, se han encontrado similitudes tanto en los estudios de PET y RMfI, entre los pacientes con TDAH y aquellos en fase de craving.

CONCLUSIONES
El TDAH cursa con conductas adictivas en un porcentaje significativo, por lo que es importante poder identificar este trastorno del neurodesarrollo en este colectivo para poder abordar la problemática desde una perspectiva más amplia. Ya que, reducir los síntomas como la inatención o impulsividad, ayudaría, a su vez, en el tratamiento de la adicción.
También es necesario subrayar la función preventiva del poder tomar como población de riesgo a las personas con TDAH y así poder prevenir conductas adictivas desde etapas tempranas de la vida.

https://youtu.be/0qz9jJMvISs

Amaia Aierbe Pombo

Profesora en el Máster Universitario en Necesidades Educativas Especiales y Atención Temprana de la VIU