Un plan de marketing digital supone diseñar una estrategia comercial online, utilizando los recursos que brinda internet. Esto no esta pensado sólo para las actividades de venta online sino que es útil para todo tipo de negocios. De todas formas, es importante que sea complementario a un plan offline (por medios físicos), para lograr un impacto más amplio sobre todos los potenciales clientes.

La importancia de introducir elementos tecnológicos en la empresa, para afrontar las posibilidades de la era digital, es cada vez más importante, porque las necesidades de los consumidores han cambiado, igual que la forma de comunicarse. Un plan de marketing digital es imprescindible para que las estrategias de marketing online sean efectivas y productivas. Tener un gran abanico de posibilidades, por medio de una página web o haciendo uso de las redes sociales, es una gran oportunidad, pero hay que saber determinar las acciones adecuadas para que los esfuerzos que se realicen den buenos resultados.

 

 

Las claves para un plan de marketing digital

Uno de los objetivos de un plan de marketing digital es utilizar los canales online para reforzar la imagen de marca y hacerla más visible, con el fin de captar más clientes y mejorar las ventas. Para ello, el paso fundamental es determinar el público objetivo al que se quiere llegar y presentar una propuesta de valor en función de las preferencias y gustos de ese tipo de consumidores.

Dirigirse a la audiencia adecuada es un elemento clave. Y también lo es, la forma y el canal que utilizamos para presentarse ante ellos. No basta sólo con tener una página web, cada vez es más decisivo que esté adaptada a todos los medios audiovisuales (smartphones, tablets, portátiles). El uso de estos dispositivos móviles es constante y muchas veces tiene un objetivo comercial. Es vital que la página sea usable, es decir, sencilla y cómoda para el usuario. Todo lo que quiera hacer debe estar al alcance de un clic.

Al mismo tiempo, aumentar la actividad en las redes sociales es un medio excelente para ofrecer productos y contenidos. Además, permite una comunicación directa en cualquier momento, lo que genera cercanía y confianza.

Lo más importante es determinar cómo vamos a utilizar cada canal online y cómo los vamos a integrar para ofrecer a los seguidores una experiencia más atractiva, por eso es imprescindible el plan de marketing digital. El trabajo en el área digital debe estar alineado con los objetivos empresariales, esto significa, en general: mejorar la marca, lograr más ventas y fidelizar a los clientes.

 

Reglas básicas para el plan de marketing digital

En un plan de marketing digital, como en todo plan estratégico, hay unos elementos esenciales:

  • Definir la situación inicial. Para esto, es necesario hacerse algunas preguntas: ¿qué tipo de empresa somos?, ¿qué productos o servicios ofrecemos?, ¿cuál es el público ideal y qué valor diferente podemos aportar? o ¿cómo son nuestros competidores?. Internet, es un medio perfecto para obtener esta información, que nos puede servir también para detectar tendencias y anticiparse al mercado.
  • Establecer unos objetivos. Han de ser metas realistas, dejando bien detallado qué se quiere y cómo se va a alcanzar. Lo más habitual es establecer objetivos para cada canal, basados por ejemplo, en el aumento de ventas esperado, los clientes nuevos o la fidelización.
  • Concretar las acciones para cada canal. Esto puede ser a través de: la publicidad en buscadores, el posicionamiento web, el email marketing, dinamizar las redes sociales, vídeos corporativos, etc. El plan debe estar más centrado en el consumidor que en el producto. El cliente es el eje de todo y hay que adaptarse a él.
  • Definir puntos de control. Es lo que permite ver si se va, o no, por el buen camino. El universo digital tiene la ventaja de ofrecer muchas herramientas e indicadores. La más común, para el tráfico web, es Google Anaylitics, que permite conocer el número de visitas, si son únicas o recurrentes, desde donde vienen, el tiempo de estancia en la página, los ratios de conversión, etc. También las redes sociales ofrecen algunas aplicaciones para comprobar el rendimiento de la página o perfil.

En resumen, hay dos claves principales para un buen plan de marketing. La primero es segmentar, buscar el público adecuado y aprovechar internet para acceder a clientes que a través de los medios offline sería casi imposible. La segunda, es crear una propuesta de valor atractiva y mostrarla en cada canal. En esto se incluye tener un contenido de calidad, que resulte interesante y atrayente.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia