La movilidad ha sido una tendencia masiva en la estrategia digital de marketing durante años y representa más de la mitad del tráfico web. El internet de las cosas es un poco más nuevo y más emocionante, pero aún no está del todo claro exactamente cómo afectará a los vendedores. Hay muchas oportunidades y predicciones, pero ¿cuáles se asentarán?

Es difícil saber exactamente cómo IoT afectará a la estrategia digital de marketing en los próximos meses ya que, aunque las tecnologías de personalización han existido desde hace tiempo, la cantidad de datos ahora disponible y tan al alcance de las empresas complica las previsiones.

Pero no cabe duda de que se trata de una oportunidad, sobre todo en un momento en que la personalización está adquiriendo mayor importancia. La ventaja podrá aprovecharse por las empresas capaces de crear modelos estadísticos para determinar qué señales significan que los clientes están interesados en ciertos productos y servirlos en consecuencia.

Es evidente lo importante que es estar al tanto de los grandes cambios tecnológicos, pero aún más relevante es saber incorporar estas novedades a la estrategia general de marketing para que sea efectiva y exitosa.

 

Estrategia digital 4 claves, 4 beneficios

Cuando se trata de IoT para marketing, hay dos claves a tener en cuenta: conectividad y especificidad. La capacidad de conectar todos estos dispositivos que hoy día son conectables a la nube (y entre sí) conlleva beneficios tales como:

  • Precisión
  • Eficiencia
  • Comunicación en tiempo real

La estrategia digital debe enfocarse en estos aspectos de la experiencia para los clientes mientras se asegura que todos los esfuerzos sean extremadamente específicos en su mensaje y oportunidad.

Uno de los mayores beneficios de IoT es que hay tanta información disponible, lo que significa que es muy fácil mantenerse informado. Es el primer paso. A partir de ahí, cuando se quiere explotar el potencial del internet de las cosas hay que tener en cuenta cinco aspectos:

  1. Ser relevante y específico. El marketing de Internet de las cosas tiene que responder una pregunta específica u ofrecer una solución concreta a un problema determinado. Es posible hacer esto cuando se utilizan tácticas como el beacon marketing, que utiliza la tecnología Bluetooth de baja energía para enviar información a dispositivos cercanos. Este tipo de marketing hace posible que las empresas envíen a los compradores un cupón con descuentos personalizados en función de su ubicación dentro de la tienda.
  2. Utilizar datos procesables para obtener ventaja. Para cosas como la compra de medios, ya no necesitamos probar y predecir a qué sitios van los clientes para ver los anuncios. Podemos mantenernos bien informados porque este tipo de comportamiento ahora se rastrea fácilmente. Cuanto mejores sean los datos, mejores campañas pueden ser creadas, lo que generará aún más compromiso por parte de los consumidores. Ya sea que eso implique datos estructurados en una tabla o datos más estructurados de manera flexible, dar sentido a los datos de IoT (y usarlos para aumentar la ventaja competitiva) puede marcar una gran diferencia en la estrategia digital de marketing. Además, hay que tener en cuenta que los datos también pueden ayudar a desarrollar anuncios dirigidos que sean 100% relevantes y beneficiosos. Estos anuncios llegan directamente al cliente, cuando lo necesitan, lo que significa que ya no son tan importantes los anuncios publicitarios tradicionales, ni las ventanas emergentes.
  3. Limitarse a usar datos que las personas se sienten cómodas compartiendo. El IoT ofrece a los especialistas en marketing una visión general de cómo las personas usan sus dispositivos en correlación con otros dispositivos de IoT. Se trata, por lo tanto, de una visión íntima del comportamiento de los clientes en su hogar y en la calle. Como tal, es vital que se use esta información de manera confidencial. La clave es ser útil, no intrusivo.
  4. Tener siempre en cuenta el servicio al cliente. La experiencia de servicio al cliente de IoT también debe ser holística y abierta. Debe ofrecerse en tiempo real, pero también de manera preventiva, asegurando que se ofrezcan soluciones a los problemas antes de que surjan. Por ejemplo, supongamos que el cartucho de tinta de una impresora está a punto de agotarse. El servicio al cliente preventivo implicará enviar un cartucho de tinta al cliente, antes de que se agote la tinta. Este tipo de servicio no es intrusivo de ninguna manera, y es la manera perfecta de entregar valor al cliente mientras se desarrollan relaciones a largo plazo con él.

En un momento en el que casi todos los electrodomésticos y dispositivos con los que interactuamos a diario se pueden convertir en una plataforma de marketing. En la era en que la estrategia digital ha de tener en cuenta a la tostadora, la puerta de la nevera, la aspiradora o el reloj; es importante adaptarse al momento.

Los dispositivos inteligentes pueden ser cualquier cosa que usemos en la vida cotidiana. Y, a medida que las personas comiencen a conectarse a las redes sociales u otras plataformas a través de estos dispositivos, se convertirán en el nuevo lugar para anunciar.

Uno de los desarrollos más importantes en los que pensar en este momento, por ejemplo, son los vehículos autónomos. Una vez que este concepto se generalice, los especialistas en marketing tendrán que crear formas de involucrar a las personas en un nivel más profundo después de la eliminación de la conducción manual.

Otro área que tendrá un rápido crecimiento son los dispositivos portátiles. Sean del tipo que sean, desde los wearables a los relojes inteligentes con aplicaciones de entrenamiento, todos brindarán oportunidades para publicar anuncios, ofertas o contenido personalizados y, por eso, deberán estar contemplados en la nueva estrategia digital bajo la consigna de aportar valor y no entrometerse en el día a día del usuario.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia