La trata de seres humanos es una de las mayores violaciones de derechos humanos, que afecta tanto a mujeres y hombres, como a niños y niñas de todas las nacionalidades. Es un delito que atenta directamente con la dignidad de las personas, ya que supone la pura mercantilización de seres humanos con fines de explotación. Dado que es un comportamiento delictivo que se puede manifestar de múltiples formas, no es fácil ofrecer un número real de víctimas. Sin embargo, un informe de 2017 de la Organización Mundial del Trabajo[1] calcula que en el año 2016 habían 40.3 millones de personas víctimas de esclavitud moderna en el mundo, de las que el 62% (24.9 millones), eran víctimas de trabajo forzado[2]. Según el mismo estudio, las víctimas de la explotación sexual son en un 99,4% mujeres[3].

El Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional de 2003[4], establece que por trata de personas se entenderá[5] la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación, incluyendo, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual.

El aumento de los conflictos a nivel global y las terribles consecuencias que estos tienen para las personas que las sufren, es un caldo de cultivo para las organizaciones que se lucran con la trata de seres humanos. Si bien es cierto que no es necesario que una persona sea desplazada para que pueda ser considera víctima de trata de personas, y que este es un fenómeno que responde a una pluralidad de factores, muchos de ellos no relacionados con la migración, en la edición de 2016 del informe[6] mundial bianual sobre la Trata de Personas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, se afirma que existe un claro nexo entre la migración y la trata de seres humanos, dado que muchas de las historias de las personas víctimas de este delito, tienen detrás un deseo de poder mejorar sus expectativas de vida. Para ello deben migrar, cruzando fronteras o mares y las organizaciones criminales se aprovechan de esta situación con fines de explotación.

 

La trata de seres humanos en España

Por su posición geográfica, España es un Estado dentro del área Schengen que recibe un número significante de personas migrantes. De acuerdo con el informe de junio de 2018 del Grupo de Expertos Contra la Trata de Personas del Consejo de Europa (GRETA)[7], nuestro país es uno de los primeros destinos de las personas víctimas de trata. Según los datos ofrecidos el Ministerio del Interior para el período 2012-2016, un total de 5.695 personas ha sido liberadas en España como víctimas de trata[8]. En el 2017, fueron 1.117[9]. Si bien el informe del GRETA destaca que hemos progresado desde que se realizó la primera evaluación en el 2013[10], mediante el desarrollo de un marco legal que ha llevado a una mayor especialización de los operadores jurídicos para actuar contra estos delitos, existen problemas muy importantes que necesitan de acciones inmediatas[11], en áreas tan básicas como la coordinación de esfuerzos de las diversas entidades que luchan contra este fenómeno, la identificación de las víctimas, la recolección datos estadísticos, o la facilitación de asistencia que incluya un alojamiento seguro, entre otros.

Combatir la trata de seres humanos es un deber del que somos responsables como sociedad. Por lo tanto, debemos exigir al conjunto de los poderes públicos acciones decididas para incorporar las recomendaciones urgentes de los expertos internacionales con el objetivo de desterrar este comportamiento horrible que limita de forma inaceptable los derechos humanos más básicos.

 

[1] ILO Glogal Estimates of Modern Slavery: forced labour and forced marriage (Ginebra: ILO, 2017), 21. Acceso el 24 de julio de 2018 http://www.ilo.org/global/publications/books/WCMS_575479/lang--en/index…

[2] Dentro de la categoría de trabajo forzado se incluye: personal doméstico, obreros de la construcción, trabajadores de fábricas granjas y de barcos pesqueros, y a la industria del sexo. Ibíd., 22.

[3] Ibíd., 22.

[4] Acceso 24 de julio de 2017 https://treaties.un.org/Pages/ViewDetails.aspx?src=IND&mtdsg_no=XVIII-1…

[5] Artículo 3 del protocolo.

[6] UNODC Global Report on Trafficking in Persons 2016 (Nueva York: UNODC, 2016), 13.

[7] GRETA Report concerning the implementation of the Council of Europe Convention on Action against Trafficking in Human Beings by Spain (Estrasburgo: Consejo de Europa, 2018), 7.

[8] Ver: 5.600 víctimas de esclavitud afloran en España tras los cambios legales (16, abril, 2017), El País. Recuperado de https://elpais.com/politica/2017/04/14/actualidad/1492152357_266303.html

[9] Ministerio del Interior Balance 2017 Prevención y Luchas contra la Trata de Seres Humanos en España (Madrid: Ministerio del Interior, 2017). Acceso el 24 de julio de 2018 http://www.interior.gob.es/documents/10180/7146983/Balance_2017_Trata.pdf/153296b3-be9b-44be-921d-0b034f772a76 Es necesario destacar que los números totales de casos de trata de seres humanos en España son discutidos por organismos internacionales, como se comentará a continuación en el caso del grupo GRETA del Consejo de Europa, por no existir una sistematización uniforme a lo largo de los años en la recogida de los mismos.

[10] Ibíd., 64.

[11] Ibíd., 65.

Testimonios de personas víctimas de trata de seres humanos en España

Fuente: Defensor del Pueblo.

Author

Andrés Gascón Cuenca

Profesor del Grado en Derecho