En posts anteriores, hablábamos de las diversas salidas profesionales de la figura del pedagogo en diferentes contextos. En este caso, nos centraremos en su labor en los entornos virtuales de aprendizaje y el desarrollo instruccional como uno de sus ámbitos de actuación.

Podemos definir los entornos virtuales de aprendizaje como espacios educativos alojados en una web y cuya finalidad se orienta hacia la presentación de una serie de recursos caracterizados por la interactividad entre los distintos agentes y que lleva asociada una función de apoyo y seguimiento. Estos espacios constituyen en la actualidad uno de los contextos donde las acciones formativas adquieren un sentido más completo, puesto que rompen tradicionales barreras espacio-temporales que permiten deslocalizar el aprendizaje y afrontarlo desde un punto de vista más disruptivo.

En estos entornos los recursos constituyen, por tanto, un elemento indispensable, ya que son los elementos que fomentan y encauzan los aprendizajes. Ahora bien, más allá de las tecnologías, ¿cuál es el papel del pedagogo?

Hemos de tener en cuenta que el pedagogo participa de la acción formativa ejerciendo dos roles diferenciados: el de diseñador de la acción formativa y el de posible ejecutor (docente) de la misma.

En este sentido, apuntaba Berge (2001), que la función educativa de estos entornos podía abordarse desde cuatro roles:

  • El rol organizativo: planificar actividades, seleccionar contenidos y recursos de aprendizaje, contribuir en el diseño de recursos y objetos de aprendizaje, de acuerdo a las necesidades del alumno y de los objetivos del curso, organizar el trabajo en grupos y facilitar la coordinación entre sus miembros.
  • El rol social: crear un ambiente de aprendizaje adecuado a través de la interacción y mediación con los diferentes agentes (alumnos, profesores y otros) y realizar un seguimiento del desempeño de éstos.
  • El rol evaluativo: chequear las acciones formativas realizadas en el marco de la mejora continua a través de la comprobación del análisis del aprendizaje de los estudiantes y de la valoración de los recursos tecnológicos utilizados.
  • El rol técnico: apoyar técnicamente a los diferentes agentes ante las posibles incidencias y dificultades en la implementación del proceso formativo.

Como podemos observar, el ámbito digital ofrece al pedagogo una salida profesional que requiere de la adquisición de la competencia digital, tan necesaria en la sociedad 2.0 en la que vivimos.

El Máster Universitario en Psicopedagogía en la Universidad Internacional de Valencia, permitirá conocer de primera mano cómo funcionan los entornos virtuales de aprendizaje, además de ofrecer todas las herramientas necesarias para abordar las funciones comentadas

Author

Nuria Cuevas

Profesora Universidad Internacional de Valencia