Desde el presente año, el Alto Comisionado para la Marca España ha pasado a denominarse "Alto Comisionado para la Marca España y la Promoción del Español". Por ello ha incluido el diseño de estrategias y planes para la difusión de nuestra lengua como lengua global de conocimiento y cultura además de su promoción como agente global de producción de riqueza internacional: lo lingüístico ha entrado a formar parte de la política económica de Estado. El Alto Comisionado estará apoyado por un Consejo Asesor formado por especialistas en la materia.

Este proyecto emprende nuevas iniciativas como un Erasmus Iberoamericano y el diseño de una nueva plataforma digital que contendrá acceso a contenidos de literatura, cine, música, artes, ciencias y tecnología. Además de impulsar el desarrollo de aplicaciones y servicios digitales en español, dentro del plan se han trazado medidas para que la sociedad y el sector privado se impliquen con incentivos fiscales que llegan hasta el 90% de desgravación por promocionar el proyecto y un plan de patrocinadores para empresas españolas e iberoamericanas llamado "Plan Empresarios por el español".

Vemos crecer constantemente las iniciativas que respaldan esta respuesta al fuerte crecimiento del estudio de la lengua española. El pasado 6 de junio la RAE se reunió con representantes de la Universidad de Shanghái para promocionar los recursos que ofrece y que pueden ser de utilidad para las instituciones que enseñan español en China, pues nuestra lengua es ya asignatura obligatoria en Pekín y el país está considerando aplicar la norma a toda la nación. Esta tendencia también está en alza en países como Brasil o Corea. El próximo VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, que tendrá lugar en Córdoba (Argentina) en 2019, incluirá 300 invitados y 10.000 expertos internacionales. Por otro lado, recientemente se ha renovado el acuerdo entre el Instituto Cervantes y la Universidad de Harvard para con el Observatorio de la lengua española por el que el convenio establece por cinco años más el compromiso de diagnosticar la situación de nuestra lengua en EE.UU. Esto se debe a que se estima que para el año 2050 EE.UU. sea el primer país hispanoparlante, pues además de la amplia comunidad hispana, que incluye cuatro millones de empresas latinas registradas, casi 20 millones estudian nuestra lengua. Por otra parte, el British Council elaboró recientemente un informe sobre las lenguas del futuro en el que alienta al estudio de la lengua española de forma prioritaria de cara a afrontar el mercado tras el Brexit.

Las ventajas del español residen en datos como ser la lengua de 21 países, siendo la segunda lengua materna mundial con 477 millones de hablantes, además la cifra crece a 572 si tenemos en cuenta el número de personas que la estudian, lo cual supone el 7,8% de la población mundial. Es la segunda lengua de Facebook y Twitter. Además de ser lengua de cultura con importantes aportaciones en la exportación de literatura y de la literatura académica científica, con una tasa de crecimiento de la producción científica en Hispanoamérica del 127,96%, es lengua de negocios con un notable peso económico y social, pues son numerosos los tratados que se firman en español. La lengua común incrementa por cuatro veces las exportaciones entre los países de habla hispana y así estos países suponen el 6,4% del PIB mundial.

La proyección de futuro del español es una promesa llena de oportunidades profesionales para los docentes de esta lengua que está más viva que nunca por albergar multiplicidad de culturas y de acentos que significan distintos modos de vida y una gran diversidad social en el actual mundo globalizado.

Autor

Araceli Abras Daneri

Profesora del Máster Universitario en Enseñanza de Español como Lengua Extranjera.